Recorte de tropas de Unión Africana en Somalia amenaza su eficacia

0
51
La anunciada reducción de la Misión de la Unión Africana en Somalia (Amisom) dañará su eficacia, excepto que se sumen otras tropas alternativas, según el jefe del organismo en el país, Fransisco Madeira, publicó un medio regional.
Ese proyecto para dicha fuerza de mantenimiento de la paz afectará su acción, a menos que sus responsables encuentren equipos adicionales para compensar la disminución de las tropas, añadió el militar en declaraciones citadas por africanews.

Si disponemos de un multiplicador de fuerzas proporcional al recorte en términos de equipamiento, inteligencia y medios electrónicos, eso tendrá un efecto compensatorio en Amisom, opinó Madeira.

Las declaraciones del oficial recordaron que la fuerza de 22 mil soldados está destinada hace una década a perder mil soldados cada año, como parte de un plan a largo plazo para retirarla del país y entregar la seguridad a tropas locales.

La Amisom apoya al Ejército en su lucha contra el grupo islamista Al-Shabab, que aumenta su número con el ingreso de irregulares del Estado Islámico que huyen de los reveses militares en Libia y Siria.

Al Shabab, frase que en árabe significa ‘los jóvenes’, surgió en 2006 como ala radical del desaparecido Consejo de Tribunales Islámicos, se vinculó en 2012 a Al Qaeda y lucha por imponer un califato basado en la ley islámica o Sharía.

Esa organización controla territorios del centro y sur de Somalia, desde donde realiza frecuentes ataques contra instalaciones civiles y gubernamentales que se extienden también a Kenya, en represalia porque el Ejército de Nairobi combate desde 2011 a sus milicias en territorio somalí.

La Misión de la Unión Africana en el país respalda al Gobierno contra esas milicias, mediante una fuerza procedente de 10 Estados: Uganda, Burundi, Sierra Leona, Djibouti, Nigeria, Camerún, Mali, Senegal y Zambia, mientras Kenya y Etiopía mantienen fuerzas independientes.

Somalia atraviesa por un caos militar, político, gubernamental y social desde el derrocamiento en 1991 del presidente Mohamed Siad Barre.