RDC amenaza a los funcionarios que secunden la huelga opositora

0
443

kabilajEl Gobierno de República Democrática del Congo (RDC) ha amenazado con represalias a los funcionarios que secunden la huelga general convocada para este martes por la oposición con el fin de forzar al presidente, Joseph Kabila, a abandonar el poder cuando expire su mandato.

El ministro de Trabajo, Willy Makiashi, ha indicado que participar en esta huelga general será considerado en el caso de los empleados públicos como «absentismo o retrasos reiterados» y conllevará «castigos ejemplares» de conformidad con dichas faltas.

La huelga ha sido calificada como «un sinsentido» por el portavoz gubernamental, Lambert Mende, que además ha afirmado que está instigada por «pequeños grupos de personas», por lo que ha augurado escasa participación.

A pesar de ello, el Gobierno ha tomado algunas precauciones y las embajadas han urgido a sus ciudadanos a tener cuidado. De hecho, los colegios estadounidense, francés y belga de Kinshasa no abrirán este martes, de acuerdo con fuentes diplomáticas.

Los críticos acusan a Kabila, que llegó al poder tras el asesinato de su padre en 2001, de intentar saltarse la prohibición constitucional sobre el límite de mandatos presidenciales para perpetuarse en la Jefatura del Estado.

La estrategia de Kabila –aseguran sus detractores– sería retrasar las elecciones presidenciales previstas para el próximo mes de noviembre. El mandatario ha apelado al diálogo para resolver las supuestas dificultades para celebrar estos comicios.

La comisión electoral ha tomado partido y ha fijado la fecha para la designación de los gobernadores provinciales para el 26 de marzo, en lo que podría ser el principio de una reprogramación total del calendario electoral.

Las elecciones locales, provinciales y nacionales, inicialmente previstas para 2015 y 2016, no pueden celebrarse hasta que los nuevos gobernadores tomen posesión de sus cargos, según dijo en septiembre el Tribunal Supremo.

En este contexto, Human Rights Watch ha instado a Estados Unidos a intervenir en la incipiente crisis política de RDC imponiendo sanciones individuales. El enviado especial para la región de los Grandes Lagos, Tom Perriello, ha admitido que se está valorando esta opción.

Los planes de varios líderes africanos para encadenar mandatos indefinidamente han provocado graves crisis en países como Burkina Faso y Burundi. En este último caso, la comunidad internacional teme incluso que estalle un genocidio como el de Ruanda.