Posible negociación entre Gobierno y Fuerzas Armadas de Zimbabwe

0
403
La posible negociación entre el presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe, y comandantes de las Fuerzas Armadas que controlan el país podría estar en marcha para una transferencia pacífica del poder, según versiones de prensa que circulan hoy en esta capital.

Hasta el momento, fuentes oficiales en Harare y Pretoria se han abstenido de confirmar esas informaciones.

Los reportes desde la capital zimbabawana coinciden en indicar que la vida transcurre con normalidad en ese vecino país, a no ser por la presencia de vehículos blindados en las principales intercepciones de la ciudad.

Las escuelas privadas reanudaron hoy las clases después que ayer cerraron sus puertas y otros sectores económicos y sociales realizan sus actividades rutinarias.

No obstante, predomina gran expectativa ya que algunos medios indican que el presidente Mugabe se niega a renunciar y a renombrar en su cargo al vicepresidente Emmerson Mnangagwa, a quien destituyó el 6 de noviembre.

Mnangagwa, quien regresó ayer a Harare y cuenta con el respaldo del Ejército, podría dirigir el país por un período de tres meses de retomar el cargo, de acuerdo con reportes recibidos en Pretoria

Mugabe y su familia se encuentran desde ayer en su residencia bajo custodia militar, según él mismo confirmó en conversación telefónica con el Presidente de Sudáfrica.

Entretanto, la embajadora cubana en Zimbabwe, Carmelina Ramírez, dijo a Prensa Latina que la situación en Harare está en calma y que los 38 colaboradores cubanos que brindan servicio en esa nación vecina se encuentran bien.

Mientras tanto, en la capital de Botswana, Gabarone, los ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADAC) se preparan para celebrar hoy una reunión de emergencia convocada por su presidente en jercicio, el jefe de Estado sudafricano Jacob Zuma, con el fin de analizar la situación en esa nación y adoptar una posición al respecto.

Este encuentro de cancilleres recibirá los reportes de dos enviados especiales sudafricanos que llegaron anoche a Harare para entrevistarse tanto con el presidente Mugabe como con los comandantes militares que controlan el país.

Los militares insisten en que este no es un golpe de Estado y que su objetivo no es derrocar al mandatario, sino ‘a los criminales que lo rodean y quieren desestabilizar al país’.

Zuma envió a Zimbabwe a la ministra de Defensa y Veteranos Militares, Nosiviwe Mapisa-Nqakula, y al titular de Seguridad del Estado, Bongani Bongo.

Entre las versiones sin confirmar que circulan en Pretoria aparecen la posibilidad de que Grace Mugabe podría recibir amparo en Namibia y que Mugabe, quien ocupa la presidencia desde 1980, en Sudáfrica.