Persiste impasse en diálogo entre gobierno y Renamo en Mozambique

0
573

RenamoEl impasse domina las negociaciones entre representantes del gobierno de Mozambique y la Renamo, mayor partido de oposición, sobre despolitizar el aparato del Estado.

Según la agencia de noticias PANA, la causa del atolladero proviene de la postura de la Resistencia Nacional Mozambiqueña (Renamo).

Esta organización insiste en introducir una cláusula que impide a los servidores públicos, incluido el presidente de la República, de realizar actividades político-partidarias durante el período laboral en las instituciones del Estado.

«Cuando todo indicaba que haríamos la declaración de principios al respecto, la Renamo presenta, con mucha insistencia, la voluntad de incluir impedimentos al jefe de Estado en el ejercicio de actividades políticas», dijo José Pacheco, jefe de la delegación gubernamental.

Pacheco, quien ocupa el cargo de ministro de Agricultura y Seguridad Alimentaria, se sorprendió por el hecho de que la cabeza de la comisión de la Renamo, Saimone Macuiana, manifieste claro interés en ignorar la Ley de la Probidad Pública.

«Sabemos que él (Macuina) aprobó como diputado la misma ley», indicó el ministro.

Macuiana, en su turno, apuntó que la cuestión de despolitizar todavía no fue superada debido a una nueva exigencia que su partido considera de gran importancia para el desempeño de la Función Pública en Mozambique.

«Todavía no hemos concluido con este tema. Para nosotros resulta anormal que el jefe de una localidad, el administrador realice en horario normal de trabajo (…) actividades con naturaleza político-partidaria», argumentó el opositor.

Las partes también divergen en informaciones referentes al periodo de prórroga del mandato del Equipo de Observación de Cese de las Hostilidades Militares (Emochm).

Para Macuina, no hay armonía, pues «nosotros deseamos un tiempo de 120 días y el gobierno quiere imponer 60».

El 25 de agosto de 2014 se logró un acuerdo de alto el fuego tras dos años de regulares enfrentamientos entre los opositores armados y fuerzas del gobernante Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo).

También se alcanzó una semana después del pacto general de paz entre las partes, que incluye un arreglo sobre la incorporación de miembros de la Resistencia a las fuerzas de seguridad, el desarme y su reinserción económica y social.