Paul Biya condena los ataques en la región angloparlante

0
313

El presidente de Camerún, Paul Biya, ha condenado este viernes la cadena de ataques perpetrados esta semana en las regiones angloparlantes del este del país, en los que han muerto cuatro soldados y dos inspectores de Policía, y ha asegurado estar haciendo todo lo posible por eliminar a los secesionistas que representan una amenaza para la paz en el país.

Camerún cuenta con el francés y el inglés como lenguas oficiales. La división lingüística proviene del final de la Primera Guerra Mundial, cuando la Sociedad de Naciones dividió la antigua colonia alemana de Camerún entre los aliados victoriosos, que se saldó con un gran terreno entregado a Francia y uno muy pequeño a Reino Unido, donde una minoría anglófona aboga por la instauración de un estado independiente, que llaman Ambazonia y para el que han creado su propia bandera y una cadena de televisión que ha sido prohibida.

«Creo que las cosas ahora están perfectamente claras para todos», ha dicho Biya. «Camerún es víctima de repetidos ataques» ha añadido el presidente al volver de la cumbre entre la Unión Europea y líderes africanos celebrada esta semana en Costa de Marfil.

«Aseguro al pueblo camerunés que se están tomando todas las medidas para poner fin a la capacidad de estos delincuentes para hacer daño», ha aseverado Biya, quien ha informado de que «uno de los objetivos principales es despejar los puntos de control que han puesto en las carreteras».

«Son los símbolos de la ocupación», ha declarado, por su parte, el presidente del área de Defensa del Consejo de Gobierno de Ambazonia (AGC), Ben Kuah. «Desmantelaremos todos estos puestos militares que se han utilizado para la ocupación de nuestra patria», ha dicho Cho Ayaba, otro miembro destacado del AGC.

El movimiento secesionista entre los angloparlantes, quienes aseguran estar en una situación de marginación, ha existido durante décadas de forma clandestina pero en los últimos tiempos ha comenzado a ganar apoyos en las dos regiones de habla inglesa en respuesta a la represión por parte del Gobierno.

Las autoridades de las regiones angloparlantes de Camerún anunciaron a mediados de mes un endurecimiento de las medidas de seguridad tras el asesinato de tres soldados en la zona a manos de secesionistas. Con los ataques de esta semana, ascienden a diez los militares y policías cameruneses muertos en las regiones angloparlantes del país durante el último mes.