Organismo humanitario condena suspensión de juicio a saharauies

0
245
El Comité Nacional Saharaui para los Derechos Humanos (Cnsdh) condenó el aplazamiento por Marruecos hasta el próximo 13 de marzo del juicio contra 15 presos políticos conocidos como »Grupo de los estudiantes».

El organismo humanitario denunció también ‘la detención arbitraria e injusta’ de los procesados por acciones independentistas contra la ocupación del Sahara Occidental por el ejército de Rabat, consideradas ilegales por la justicia marroquí.

Los activistas del Cnsdh rechazaron la represión y las medidas arbitrarias contra los estudiantes por la administración penitenciaria de Marrakech donde están encarcelados, y exigieron su liberación inmediata e incondicional.

La organización de derechos humanos expresó además su solidaridad con todos los presos políticos saharauies y sus familiares, ‘que sufren prácticas de Marruecos despreciables y contrarias a todas las normas y convenciones internacionales’.

El Cnsdh elogió la unidad de los estudiantes saharauies al desafiar a las autoridades coloniales, y llamó a las fuerzas de la justicia, a los medios de comunicación y a personalidades internacionales a presionar a Marruecos para que libere a todos los saharauies cautivos en cárceles de Rabat.

Un tribunal de apelación de Marruecos pospuso el dilatado proceso contra los estudiantes, quienes también se quejan de que las fuerzas ocupantes impiden a sus familiares acceder a la sala del juicio, ‘de distintas formas y sin ninguna justificación legal’.

El gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) considera que ese y otros procesos judiciales contra independentistas saharauies son simulados e injustos y afectan en general a la población de los territorios ocupados.

Marruecos invadió la región en 1975 tras la retirada de España como anterior potencia ocupante (desde 1884) y un año después, en 1976, los patriotas fundaron la RASD, bajo el liderazgo del Frente Popular de Liberación de Saguia, el Hamra y Río de Oro (F. Polisario).

El gobierno y la dirección de esa organización, brazo político y militar del país, exigen a la comunidad la convocatoria a un referendo de autodeterminación, prometido en 1991 por la ONU al mediar y lograr un armisticio en la guerra entre el F. Polisario y el ejército invasor.