Nuevas señales de producción agrícola en medio de conflicto somalí

0
425

somalia_agriculturaLos agricultores somalíes comienzan a levantar su producción con apoyo internacional, tras años de déficit a causa del desgobierno y la guerra en uno de los estados más pobres del planeta, reportaron  organismos internacionales.

Los trabajadores del sector se hacen sentir en los últimos meses en el mercado y el consumo de esos rubros mediante la asistencia externa, según la ONU y la Unión Europea (UE), dos de los organismos internacionales que ayudan a ese sector somalí.

Productores del centro y sur del país, cuya hambruna es persistente aunque fue peor en 2011, aumentan los rendimientos por área y la calidad de cultivos como el maíz, coinciden ambas organizaciones en respectivos informes. Aunque esos agricultores solo satisfacen el 40 por ciento de la demanda en este país del Cuerno Africano, los incrementos de las cosechas les permitieron vender hace algún tiempo 200 toneladas métricas de maíz al Programa de Mundial de Alimentos (PMA).

La baja en los rendimientos por las sequías y por la situación de guerra en que dejó el país el derrocamiento en 1991 del presidente Mohamed Siad Barre afectaron en particular la región centro-sur, considerada el granero de Somalia.

Esa y otras actividades económicas están limitadas por el actual vacío de poder tras ser sustituido el Gobierno por guerrillas islamistas opuestas entre ellas y la guerra entre la más importante de ellas, el grupo radical Al-Shabab, y el Ejército.

Los efectos combinados de esos siniestros causaron una hambruna en 2011 que mató a 260 mil somalíes en solo tres años y ponen en la actualidad en peligro a otros 857 mil, «que necesitan asistencia humanitaria urgente», de acuerdo con reportes de la ONU.

Esa situación ha mejorado algo durante este último año por la mencionada ayuda de expertos de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura y el PMA, con el apoyo de la UE, según fuentes de ambas instituciones del organismo mundial.

La estrategia de esas entidades se ha centrado en el entrenamiento de los agricultores, sobre todo en prácticas de almacenaje de productos para aumentar su calidad y acceder más fácilmente al mercado, añaden los citados informes.

Los especialistas aseguran que ahora esos campesinos producen rubros como el maíz con calidad acorde a los estándares internacionales y en cantidades suficientes para venderlo al PMA.

Esta última agencia de la ONU, a su vez, utiliza ese grano cultivado localmente para sus programas de asistencia a la población somalí más afectada por el déficit de nutrientes y considerada bajo el estatus de inseguridad alimentaria.

«Una ayuda mínima destinada a herramientas y a habilidades técnicas de almacenamiento, clasificación y comercialización pueden marcar una gran diferencia», aseguró Luca Alinovi, representante saliente de la FAO para el país.