Mnangagwa promete que 2018 será el año de «elecciones libres y justas»

0
379

El nuevo presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, ha prometido que 2018 será el años de la celebración de «elecciones libres y justas», después del golpe de Estado de facto que le llevó al poder el pasado noviembre tras la renuncia de Robert Mugabe, que gobernó el país durante 33 años.

En su primer mensaje de Año Nuevo este domingo a los zimbabuenses, ha reconocido que este año ofrecerá «inmensas oportunidades» pero también «retos» al país, pero se ha mostrado convencido de que si los ciudadanos se mantienen unidos «nada es insuperable».

Mnangagwa ha asegurado que su Gobierno trabajará «sin descanso para crear un entorno político y socioeconómico estable y pacífico» que permita prosperar al país y alcanzar su pleno potencial, según recoge el diario estatal ‘The Herald’. «2018 debería ser el año de todos los zimbabuenses, debería ser el año del progreso. 2018 debería ser también el año de elecciones creíbles, libres y justas», ha subrayado.

Asimismo, se ha mostrado abierto a escuchar lo que los zimbabuenses tengan que decir al Gobierno. «Ninguna persona o institución tiene el monopolio de las ideas», ha aseverado, insistiendo en que todos juntos, los zimbabuenses pueden «construir un nuevo Zimbabue próspero y democrático».

LOS CORRUPTOS SERÁN DETENIDOS Y CASTIGADOS

Por otra parte, en un acto religioso celebrado en Bulawayo, el mandatario ha asegurado que su Gobierno tendrá «tolerancia cero» con la corrupción y contra quienes «usan el dinero de los ciudadanos para enriquecimiento personal». «Los responsables del sector público y privado, a todos los niveles, que realicen prácticas corruptas serán detenidos y castigados sin temor o favor», ha asegurado el presidente, según ‘The Herald’.

Mnangagwa ha lamentado que la corrupción en Zimbabue está presente «en nuestras calles, en nuestras escuelas, hospitales y lugares de trabajo y, desgraciadamente, también en la iglesia». «Nuestro compromiso de acabar con ella se aplicará a todos los espectros socioeconómicos», ha prometido.

Por otra parte, ha pedido al sistema judicial que sea «justo, honesto y ecuánime a la hora de ejecutar su mandato». «Todos tenemos que tomar la resolución de pasar una nueva página en 2018, no puede haber excepciones», ha insistido.

Mnangagwa se convirtió en presidente de Zimbabue el pasado 24 de noviembre, tras la renuncia de Mugabe, a quien el Ejército y el gobernante ZANU-PF quitaron su respaldo. El antiguo mandatario había cesado semanas antes al que fuera su vicepresidente para allanar el camino hacia la Presidencia a su mujer, Grace. Zimbabue debe celebrar elecciones este próximo verano, pero el nuevo presidente ha dado a entender que la cita con las urnas podría adelantarse.