Miles participan en marcha solidaria con militares en Harare

0
487
Miles de personas participan en Harare, la capital de Zimbabwe, en una marcha pacífica de solidaridad con los militares, quienes controlan el país desde el martes, con banderas, pancartas, cantos y bailes.

 

Este acto fue convocado la víspera por el presidente de la Asociación de Veteranos de la Guerra de Liberación de Zimbabwe, Chris Mutsvangwa, quien elogió a las Fuerzas Armadas por ‘hacer su parte’ y llamó a los ciudadanos manifestarse en su respaldo.

El martes las Fuerzas Armadas ocuparon importantes edificios públicos y confinaron en su residencia, bajo vigilancia, al presidente Robert Mugabe y su familia. También detuvieron a dirigentes del ZANU-PF.

Voceros militares han insistido en que no se trata de un golpe contra Mugabe sino contra ‘los criminales que lo rodean’ y que han promovido la salida de sus puestos gubernamentales de héroes veteranos de la lucha por la independencia de ese país de África Austral, lo cual advirtieron no permitirán.

Imágenes de televisoras sudafricanas han mostrado a personas de todos los ámbitos de la sociedad en la protesta contra el mandatario, quien el viernes sostuvo negociaciones con representantes de las Fuerzas Armadas, en un encuentro al que también asistió una delegación sudafricana a nombre de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC).

La manifestación coincide con el anuncio del Comité Central del gobernante partido Unión Nacional Africana de Zimbabwe-Frente Patriótico (ZANU-PF) de una reunión el lunes para discutir la situación y la petición de sus bases en las 10 provincias del país de la salida de Mugabe como primer secretario de la organización.

Las organizaciones provinciales del ZANU-PF también reclaman que Grace Mugabe, esposa del Presidente, sea destituida como jefa de la dirección de la Liga de Mujeres.

El conflicto actual se originó a partir de la expulsión por Mugabe el 6 de noviembre del vicepresidente Emmerson Mnangagwe, quien constitucionalmente debía ser su sustituto. Una declaración del ZANU-PF aclaró que el Presidente no consultó su decisión con el Comité Central.

Los militares consideraron la salida de Mnangagwe el primer paso en el camino hacia el nombramiento de Grace Mugabe en ese relevante cargo, que le aseguraría acceder a la jefatura del Estado a la muerte de su nonagenario esposo.

Otro reclamo recurrente en estos días ha sido la reinstalación del depuesto Vicepresidente.

Entre las opciones para solucionar la crisis figura que Mnangagwe encabece un gobierno de transición hasta la celebración de elecciones generales, que estaban previstas para el próximo año.

Participantes en la marcha entrevistados por la prensa dijeron que estaban celebrando lo que el ejército ha hecho por ellos. Muchos de los asistentes al acto llevan pancartas que piden la renuncia inmediata de Mugabe.

La inestabilidad política en esa nación preocupa a los países de África Austral y tanto SADC como la Unión Africana han llamado a su solución pacífica, a respetar la constitución y preservar la democracia, los derechos humanos y el desarrollo socio-económico de Zimbabwe.

Entretanto en declaraciones hoy en la ciudad sudafricana de Durban el presidente Jacob Zuma, quien ocupa la presidencia rotativa de SADC, subrayó que África tiene el compromiso de apoyar al pueblo de Zimbabwe después del control militar y dijo estar moderadamente optimista de una solución amigable.