Lourenço destituye a la jefa de la petrolera estatal Isabel dos Santos

0
331

El presidente de Angola, Joao Lourenço, ha destituido este miércoles a Isabel dos Santos, la hija de su antecesor en el cargo, José Eduardo dos Santos, como jefa de la petrolera estatal, Sonangol, en un movimiento que estaría dirigido a socavar el poder acumulado por la familia dos Santos en las últimas décadas.

Isabel dos Santos ha sido reemplazada por Carlos Saturnino, un veterano del sector petrolero que fue despedido por ésta de Sonangol el año pasado. Además, el nuevo Gobierno ha sustituido a seis miembros del consejo ejecutivo, según ha informado la Presidencia en un comunicado.

Dos Santos se puso a los mandos de Sonangol en 2016, una designación aplaudida por la industria petrolera porque veía a la hija del entonces presidente como la única persona con la fuerza capaz de hacer los cambios necesarios en la compañía pública.

Sin embargo, Sonangol sigue adoleciendo de graves deficiencias y así se lo han hecho saber las petroleras internacionales a Lourenço en una carta. «Isabel dos Santos está fuera y ahora depende del nuevo consejo ejecutivo que haya resultados a corto plazo, o también perderá la credibilidad», ha dicho a Reuters una fuente del sector.

Al margen de cuestiones económicas, la salida de Dos Santos de Sonangol es un duro golpe para el emporio familiar, ya que la renta petrolera representa un tercio del PIB de Angola y el 95 por ciento de las exportaciones del país africano, de acuerdo con datos del Banco Mundial.

Dos Santos fue vista durante mucho tiempo como la potencial sucesora de su padre, que gobernó Angola desde 1979 hasta el pasado mes de septiembre. A pesar de que ha sido desbancada por Lourenco, perteneciente también al oficialismo, continúa siendo la persona más rica del país.

El poder económico de la familia Dos Santos es una amenaza por Lourenço, por lo que los cambios en Sonangol obedecerían a una estrategia para cimentar al nuevo presidente. «La presión sobre ella ha aumentado desde la Presidencia en el último mes», ha dicho Alex Vines, director del Programa para África de Chatham House.