Los yihadistas de Al Murabitun estarían detrás del atentado de Burkina Faso

0
134

force-speciale-burkinabe-oneAl Murabitun, un movimiento armado yihadista del argelinoMojtar Belmojtar que habría cometido el ataque en la capital de Burkina Faso, se ha unido recientemente a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

El ataque cometido el viernes y el sábado en la capital de Burkina Fasocausó al menos 26 muertos. Fue reivindicado por el grupo yihadista AQMI, que lo atribuyó a Al Murabitun, según SITE, una organización estadounidense que vigila las páginas web islamistas.

En diciembre de 2015, el jefe de AQMI anunció la adhesión de Al Murabitun y reivindicó la toma de rehenes de noviembre en el hotel Radisson de Bamako, en Malí, que había causado 20 muertos. Al Murabitun lo confirmó.

Este grupo reivindicó el primer atentado contra occidentales en Bamako, cometido en marzo de 2015 en un bar restaurante y que causó cinco muertos: tres malíes, un francés y un belga.

Mojtar Belmojtar, uno de los jefes yihadistas más temidos del Sahel, milita en favor de una gran coalición con los yihadistas de Níger, Chad y Libia. Fue dado por muerto varias veces, pero en cada caso la información fue desmentida.

En mayo de 2015, Belmojtar reiteró su adhesión al grupo Al Qaeda y desmintió formar parte de la organización Estado Islámico (EI)contradiciendo a otro dirigente de Al Murabitun.

En un comunicado de julio firmado “Al Murabitun Al Qaida de la yihad de África Occidental” se anunciaba que Jaled Abu al Abas (como se conoce a Belmojtar en los círculos yihadistas) había sido elegido emir del grupo.

Al Murabitun nació de la fusión del grupo “Los que firman con su sangre”, una unidad combatiente creada en 2012 por Belmojtar, y el Movimiento para la Unicidad y la yihad en África del Oeste (Muyao).

Muyao, asentado sobre todo en la región de Gao, en el norte de Malí, forma parte de los grupos yihadistas vinculados a Al Qaida que controlaron parte del país durante un año entre la primavera de 2012 y comienzos de 2013. Fueron expulsados por una operación militar internacional lanzada a iniciativa de Francia.

En enero de 2013, miembros del grupo “Los que firman con su sangre” entraron en el complejo de gas de In Amenas, a unos 1.300 km al sudeste de Argel, y capturaron a cientos de argelinos y de extranjeros, en represalia por la intervención francesa en Malí. El ejército argelino intervino tres días más tarde. En total murieron 40 empleados de diez nacionalidades y 29 atacantes.

Unos meses más tarde, en mayo de 2013, un doble atentado suicida causó 25 muertos, esencialmente militares, en el norte de Níger. Los dos fueron reivindicados por “Los que firman con su sangre” y Muyao.

Tres meses más tarde, estos dos grupos anunciaron su fusión en un único movimiento llamado Al Murabitun.

En Malí, aparte del atentado en Bamako de marzo, este grupo reivindicó un atentado suicida cometido en abril contra el contingente nigerino de una base de la ONU en el norte. Ya había reivindicado un atentado de julio de 2014 en el que murió un soldado francés.

En Burkina Faso no había habido hasta ahora secuestros ni ataques de este tipo, aunque Al Murabitun reivindicó en abril del año pasado el secuestro de un rumano a cargo de la seguridad de una mina.