Libia, el país donde la penetración del Estado Islámico «es más grave»

0
501

ISISLibia es el país donde la penetración del Estado Islámico es «más grave» porque, a pesar de que no son tantos los afiliados al grupo terrorista, la amenaza se agrava por tratarse de «un país inestable» que «se desliza despacio hacia la anarquía», según ha advertido un experto en terrorismo en el Parlamento Europeo.

«Libia es el país donde la penetración del ISIS es más grave. Sabemos que es un país inestable, un estado que está deslizándose despacio hacia la anarquía. El Gobierno tiene muy poco control de su territorio. Y está dividido a nivel interno entre varias facciones», ha advertido el jefe del Programa de Terrorismo del Instituto para los Estudios de Política Internacional (ISPI) de Milán, Arturo Varvelli, ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Eurocámara.

Varvellli ha asegurado que desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011 Libia se ha convertido en «un santuario para grupos yihadistas en el norte de África» como Al Qaeda, grupo del que se escindió Estado Islámico.

Aunque según fuentes abiertas «no son tantos en términos de número» en «un país que está cerca de la anarquía» un número de afiliados al Estado Islámico «relativamente pequeño puede crear un problema muy considerable en términos de inestabilidad y amenaza aquí en Europa». «Se habla de quizá mil o dos mil personas», ha explicado, si bien ha considerado que unos 800 es «probablemente bastante preciso».

El experto ha explicado que el problema en Libia se produjo por «el retorno de combatientes extranjeros» al país. «El primer grupo regresó el pasado verano, un batallón que luchó con el ISIS en Siria e Irak. Eran 300 miembros», ha explicado, precisando que éstos han pasado a trabajar «en Derna» con otros grupos.

En todo caso, se ha pronunciado en contra de una intervención armada extranjera en Libia por entender que el «riesgo terrible» sobre el terreno. «No creo que esa opción merezca la pena», ha recalcado durante la presentación de un estudio sobre las ramificaciones del Estado Islámico en el norte de África y Oriente Próximo.

RIESGO EN TÚNEZ Y ARGELIA

El experto ha considerado que sin «ninguna duda» Túnez y Argelia «son dos de los países que tienen mayores problemas en lo que a la penetración de Daesh se refiere en el norte de África», donde ha destacado que «algunos» líderes de la antigua Al Qaeda en el Magreb Islámico están aliándose con el Estado Islámico.

En Túnez ha recordado que existe «un núcleo muy desarrollado de casi 3.000 yihadistas que están luchando en Siria e Irak». «No parece muy grande, pero es el mayor número si se tiene en cuenta en términos de ratio de población (…) Algunos ya han vuelto. Esto va a ser un gran problema para la estabilidad del país», ha precisado.

El experto ha considerado que, en el caso de Jordania, aunque existe un «riesgo de una amenaza interna» en el país tras recordar que «hay ciertos líderes tribales que para luchar contra el Estado en Jordania han formado una alianza de connivencia con el EI» no hay riesgo de que el Estado Islámico tome el poder «próximamente» porque «tienen un poder limitado», mientras que «el Estado jordano es bastante poderoso, tiene un Ejército bien equipado y un servicio de Inteligencia activo». «Son un riesgo pero no es terriblemente serio», ha puntualizado.

En el caso de Líbano, aunque existe «una versión libanesa del Estado Islámico» articulado en enero de 2014, «el mayor obstáculo para la expansión del ISIS en Líbano» ha sido hasta ahora la presencia del partido milicia chií Hezbolá. «El factor de Hezbolá es algo que ayudará a impedir al ISIS convertirse en algo muy significativo en la región, pero también ayudará a dividir más el país y alentará el fuego sectario», ha concluido.

El experto ha dejado claro que los combatientes yihadistas retornados suponen un riesgo para los países europeos igual que para los países árabes y ha apostado en todo caso por una mayor cooperación entre los servicios de Inteligencia.