La oposición tunecina rechaza la propuesta de los islamistas para resolver la crisis

0
452
Taieb Baccouche

La coalición de oposición tunecina indicó este viernes que rechaza las propuestas para salir de la crisis del partido islamista en el poder Ennahda, que hizo alusión a una posible dimisión de su gobierno tras las negociaciones.

«Cualquier negociación sin disolución (inmediata) del gobierno sería una pérdida de tiempo», consideró Taieb Baccouche, uno de los representantes de la oposición, tras haber recibido las concesiones de Ennahda a través del sindicato UGTT, mediador en la crisis política.

Jilani Hamami, otro representante del Frente de Salvación Nacional (FSN), calificó de «doble lenguaje» la propuesta de los islamistas, cuyos detalles no han sido comunicados a la prensa.

Ennahda admitió el jueves por primera vez la posibilidad de una dimisión del gobierno de Ali Larayedh a la salida de un «diálogo nacional» con la oposición, que busca una solución de consenso a la crisis política. El ejecutivo actual continuaría en el cargo durante la elección de un nuevo gobierno.

«Mantendremos la presión para obtener la disolución del gobierno. Tenemos un plan para aumentar las movilizaciones a partir del 24 de agosto», dijo Hamami.

La oposición prevé una «semana de la renuncia» a partir del sábado para intentar conseguir, a través de manifestaciones pacíficas, la renuncia del gobierno y la puesta en marcha de un ejecutivo apolítico de salvación nacional.

La primera gran concentración está prevista el sábado a partir de las 17h00 GMT (18h00 local) frente a la Asamblea nacional constituyente, donde acampan desde hace un mes manifestantes y diputados de la oposición. El 6 y el 13 de agosto, decenas de miles de personas se manifestaron ya en este lugar.

La UGTT, con 500.000 afiliados y capaz de paralizar el país mediante huelgas, lleva a cabo a regañadientes una mediación entre los opositores y los islamistas desde el 6 de agosto a petición del presidente de la paralizada asamblea constituyente.

El secretario general del sindicato, Houcine Abasi, debe entrevistarse el viernes hacia 17h00 GMT con el jefe de Ennahda, Rached Ghannouchi.

Además de la cuestión del gobierno, el diálogo nacional reclamado por Ennahda debe permitir solucionar otros desacuerdos, en particular, sobre la redacción de la Constitución, en curso desde octubre de 2011 y paralizada hace meses, y sobre el contenido de la futura ley electoral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here