La oposición de Uganda acusa a las fuerzas de seguridad de agredirles en el Parlamento

0
334

Al menos cinco parlamentarios ugandeses han recibido tratamiento hospitalario por las lesiones sostenidas al ser arrastrados fuera del Parlamento por los guardias de seguridad del edificio, que de acuerdo con las fuerzas de la oposición, eran soldados encubiertos de las fuerzas especiales del presidente de Uganda, Yoweri Museveni.

Los enfrentamientos se produjeron en la Cámara durante las sesiones del martes y el miércoles para aprobar una moción constitucional que permita extender la edad del presidente, lo que permitiría a Museveni, de 73 años, mantenerse más años en el poder.

Confirmando las acusaciones por parte de los parlamentarios opositores de que había habido soldados de Museveni implicados en los enfrentamientos, las imágenes que se han retransmitido por la televisión nacional sobre lo ocurrido muestran que uno de los comandantes de las fuerzas especiales se encontraban en el Parlamento justo antes de que decenas de diputados fueran expulsados.

Varios grupos de Derechos Humanos han denunciado que el incidente es una violación de la política parlamentaria, ya que está prohibida la presencia de fuerzas de seguridad en las instalaciones del Parlamento. «En efecto, lo que pasó fue una violación del orden constitucional», ha dicho Nicholas Ophiyo, abogado por los Derechos Humanos de Kampala.

Uno de los parlamentarios expulsados, Gaffa Mbwatekamwa, ha mostrado su brazo roto en un cabestrillo en un encuentro con periodistas en Kampala, donde ha contado su experiencia. «Estos tíos aparecieron de la nada y me cogieron por detrás y me torcieron el brazo. Empecé a gritar y uno me agarró de los huevos», ha explicado.

Las acusaciones de los diputados se han reforzado después de que el pasado jueves, la cadena privada de televisión NTV emitiese imágenes de las cámaras de seguridad del Parlammento en las que se podía ver al Coronel Don Nabasa, de Mando de Fuerzas Especiales, vigilando los pasillos del edificio.

El jefe de la Policía, Kale Kayihura, ha declarado ante la cadena NBS que sus fuerzas habían contando con la ayuda de agentes de otras agencias de seguridad para despejar el Parlamento. Por su parte, el portavoz policial Asan Kasigye ha negado que los diputados fueran agredidos por las fuerzas de seguridad.