La ministra de Exteriores de Ruanda destaca el papel de las mujeres en la reconstrucción del país

0
413

Loiuse MushikiwaboLa ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación de la República de Ruanda, Loiuse Mushikiwabo, ha hablado este miércoles del progreso que ha experimentado su país 20 años después del genocidio y ha agradecido, en particular, el esfuerzo de las mujeres para sacar adelante a la sociedad.

   Ruanda es uno de los países africanos con más participación y presencia de las mujeres en la vida pública y en la toma de decisiones, con más de un 30 por ciento. Aunque mucho más significativa es la composición del Parlamento, donde el 63 por ciento de los escaños están ocupados por mujeres.

Mushikiwabo ha asegurado que «hoy no hay ninguna duda» de que «la participación de las mujeres ha sido un factor muy importante en el progreso que ha hecho el país». La ministra también se ha referido al empeño del presidente, Paul Kagame, por involucrar a las mujeres y asignarles puestos tradicionalmente destinados a los hombres. La finalidad de esta actuación es, según Mushikiwabo, crear una cultura «en la que no sea raro que hombres y mujeres tengan trabajos similares».

Este ha sido uno de los pilares de la reconstrucción del país tras el genocidio de 1994, pero las autoridades también han tenido que trabajar en otros aspectos para conseguir la reconciliación de los ruandeses. La ministra, que ha participado en un desayuno organizado por el ‘think tank’ FRIDE, ha subrayado que han pasado veinte años, «poco tiempo, pero también mucho tiempo».

En este periodo, el Gobierno se ha centrado en la Justicia y la reconciliación. Respecto a lo primero, la ministra ha reconocido que «fue imposible tras el genocidio», ya que un gran número de ciudadanos había participado en la masacre de una forma u otra, por lo que las líneas de actuación se centraron en la reconciliación. El diálogo continuo entre comunidades ha sido la clave del acercamiento durante estos veinte años.

Mushikiwabo ha definido este proceso como «extremadamente exitoso» y ha destacado que ha servido para construir unidad, seguridad y confianza entre el pueblo. Sin embargo, la ministra ha recordado que «el genocidio es un crimen muy grave» por lo que la recuperación de la sociedad es un proceso largo.

En los años posteriores a la matanza de 1994, el Gobierno se centró en la construcción de un Ejército profesional para garantizar la paz en el país y también fuera de él. Como miembro de Naciones Unidas, el país africano tiene tropas repartidas por distintas partes del mundo. El Ejército de Ruanda también ha reforzado su vigilancia en la frontera con República Democrática del Congo, donde huyeron grupos milicianos durante el genocidio.

DESARROLLO DEL PAÍS

Ruanda ha experimentado un gran desarrollo en estos veinte años y se ha convertido en uno de los países más atractivos para los inversores extranjeros, según la ministra, que ha aclarado que este avance no ha sido «un milagro» sino fruto del esfuerzo y el trabajo.

La reconstrucción del país se ha conseguido gracias a la participación de la sociedad, en todas sus capas, en las decisiones políticas con la descentralización de poderes y también con la inversión. Ruanda, consciente de que es una economía pequeña, se ha centrado en maximizar sus recursos y, como parte de una «decisión deliberada», destina una gran parte de su presupuesto a la educación y la sanidad, ha explicado.

Ruanda cuenta con una importante población joven por lo que su educación se ha convertido en el objetivo del Gobierno, que no solo busca una mejor formación de sus ciudadanos sino también concienciar a los padres de la importancia que tiene que sus hijos acudan al colegio, ha señalado. Las autoridades ruandesas también están invirtiendo en tecnología para poner los recursos que ofrecen las nuevas tecnologías al servicio de la educación y para que los jóvenes del país estén conectados con el resto del mundo.

Mushikiwabo ha incidido en la importancia de los países emergentes que son «una nueva realidad para África». La ministra ha vinculado el futuro del continente con la importancia de mantener buenas relaciones con sus socios exteriores. En concreto, se ha referido a China, presente en África desde hace años, y ha destacado que sus inversiones y empresas son bien recibidas siempre que respeten las leyes laborales de Ruanda.