La ley para alargar el mandato de Museveni llega al Parlamento de Uganda

0
488

La ley ideada para reformar la Constitución de modo que el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, pueda extender aún más su mandato, que dura ya 31 años, ha llegado este martes al Parlamento, en medio de la violencia entre partidarios y detractores de la medida.

Museveni, de 73 años, gobierna Uganda desde 1986 y, conforme a la actual Constitución, concluirá en 2021, cuando están previstas las próximas elecciones en el país africano, porque los candidatos presidenciales no pueden superar los 75 años de edad.

La propuesta de enmienda constitucional ha generado una enorme polémica que la semana pasada se tradujo en dos días consecutivos de enfrentamiento físico entre diputados oficialistas y opositores. La presidenta de la cámara baja, Rebecca Kadaga, expulsó a 25 parlamentarios disidentes y les impidió volver en las tres sesiones siguientes.

Decenas de diputados, tanto del partido gobernante como de la oposición, que están en contra de prorrogar la Presidencia de Museveni abandonaron el Parlamento en solidaridad con estos 25 colegas y anunciaron que no regresarían hasta que todos pudieran ocupar sus escaños.

En este contexto, casi sin diputados opositores presentes, el proyecto de ley ha llegado oficialmente al Parlamento. El presidente de la sede legislativa, Chris Obore, ha explicado que el pleno ya ha hecho una primera lectura y se ha remitido a la comisión competente, que emitirá un informe, tras lo cual, «volverá a la cámara baja» para su votación.

Entretanto, este mismo martes las casas de los diputados opositores Allan Ssewanyana y Robert Kyagulanyi Ssentamu, han sido atacadas con granadas. «La Policía ya está recogiendo pruebas en la escena del crimen e intentando averiguar qué ha pasado realmente», ha dicho el portavoz policial Asan Kasingye.

Ssewanyana, uno de los diputados más activos contra la enmienda constitucional, ha asegurado que, pese a este ataque, no se rendirá. «Insto a los ugandeses a no rendirse porque esto es una lucha importante», ha dicho en declaraciones a la cadena local NBS.

Durante los disturbios de la semana pasada, cinco diputados ugandeses tuvieron que ser hospitalizados por las heridas que recibieron al ser sacados del Parlamento por guardias de seguridad que, según la oposición, son en realidad militares pertenecientes a las fuerzas especiales de Museveni.