La extraña muerte del «espía» noruego encarcelado en Congo

0
492
Tjostolv Moland (d) y Joshua French
Tjostolv Moland (d) y Joshua French

El anuncio de la muerte durante el fin de semana de Tjostolv Moland, uno de los dos noruegos que se encontraban encarcelados desde hacía cuatro años en la República Democrática del Congo por cargos de asesinato, vuelve a sacar a la luz un caso propio de las novelas de John le Carré.

«Se nos ha informado de que Tjostolv Moland está muerto. Fue encontrado en su celda de la cárcel de Kinshasa esta mañana», reconocía este domingo Espen Barth Eide, ministro de Asuntos Exteriores de Noruega.

El origen de los hechos se remonta a mayo de 2009, cuando Moland era detenido al Este del Congo junto a un compañero, Joshua French, por la muerte de su conductor, así como por el intento de asesinato de un testigo. Junto a estas acusaciones, ambos ciudadanos noruegos eran declarados culpables también de espionaje, tras el hallazgo de tarjetas de identificación militares entre sus pertenencias.

En aquel entonces, el Gobierno noruego negó acusaciones (ambos reosaseguran que la víctima fue asesinada por bandidos de carretera y que ellos consiguieron huir a la carrera) y pidió a las autoridades congoleñas que sus ciudadanos cumplieran las condenas en el país europeo.

Asimismo, French y Moland apelaron al presidente congoleño, Joseph Kabila, para que su sentencia de muerte fuera conmutada por cadena perpetua (con escaso éxito).

¿Crimen cometido por novatos?

Recientemente, Guillaume Likwela, abogado de los encausados, reconocía que sus defendidos no contaron con un intérprete durante el juicio. De igual modo, el comportamiento «amateur» en la resolución del crimen (muerte y posterior huida dejando testigos a su paso)sembró ciertas dudas sobre la presunta especialización de los noruegos.

Y más aún, ahora con su fallecimiento. Curiosamente, en el último año, la salud de Moland (de 32 años y quien había trabajado para el Ejército de su país hasta 2007, momento en el que comenzó a operar para empresas de seguridad privada en África) había mejorado ostensiblemente tras superar las dificultades propias de un presidio congoleño.

Don’t forget about any errors made during your investigation.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here