Kenya: Elecciones anuladas y nueva votación

0
450
Por Antonio Paneque Brizuela
Kenya vive hoy un proceso político sui generis con la anulación por el Tribunal Supremo (TS) de las elecciones del 8 de agosto pasado y la convocatoria en 60 días a una nueva votación entre el presidente del país, Uhuru Kenyatta y su principal opositor, Raila Odinga.

El anuncio de esa máxima instancia el 1 de septiembre último, y la fecha del 27 de octubre establecida luego por la Comisión Electoral Independiente y de Fronteras (CEIF), causó sorpresa entre partidos locales y medios diplomáticos dentro y fuera del país, muchos de los cuales consideraron el hecho como único en los anales del país e, incluso, del continente.

‘Es un día muy histórico para el pueblo de Kenya y por extensión para el pueblo de África. Por primera vez en la historia de la democratización africana, una sentencia es dictada por un tribunal que anula la elección irregular de un presidente, declaró Odinga sobre la decisión del TS, cuyos seis jueces votaron 4-2 por la ilegalización del proceso.

La invalidación de los sufragios, que dieron el 54,27 por ciento de los votos a Kenyatta, candidato por la coalición Jubileo; y el 44,74 por ciento a su principal contrincante y líder de la opositora Súper Alianza Nacional (SAN), Raila Odinga, paralizó la toma de posesión del ganador prevista para el 29 de agosto y despertó una gran polémica y una ola de especulaciones en el país y en la región.

El jefe de Estado aceptó a regañadientes la decisión legal, aunque afirmó que la respetaba, pero Odinga, principal protagonista de la impugnación presentada como recurso electoral el 18 de agosto, fue más intransigente, exigió garantías y cuestionó por qué tras la decisión de la Corte, que admitió la existencia de ‘irregularidades’, nadie ofreció más detalles.

Aunque ambos candidatos iniciaron el 6 de septiembre sus respectivas campañas de cara a la nueva votación, el líder de la SAN rechazó el nuevo encuentro.

Al respecto, alegó que la CEIF refrendó la decisión del TS, que dispuso de unos 54 mil documentos para investigar, pero nadie volvió a hablar del asunto, aunque algunos deslizaron una supuesta manipulación informática mediante hackers en los servidores destinados al conteo de votos.

El candidato opositor, en opinión de observadores, ahora fortalecido por la anulación de los comicios, demandó garantías legales y constitucionales para presentarse, mientras Kenyatta confirmó su participación y criticó a Odinga por lo que consideró un boicot contra ese próximo paso, al asegurar que ‘no se puede negar su derecho a la mayoría por el bien de un hombre’.

La victoria de Kenyatta en la primera votación provocó fuertes protestas entre los opositores, que causaron, según versiones contrapuestas, entre más de 20 y un centenar de muertos, mientras el fallo del TS derrumbó la bolsa de Nairobi y despertó eufóricas celebraciones entre seguidores de Odinga

El Parlamento Europeo llamó a ambos contrincantes a evitar la violencia postelectoral, desalentar los disturbios y preservar el Estado de Derecho, en un país cuyos comicios del 2007 causaron más de 1 000 muertos.

Los próximos comicios, en los que votarán 19,6 millones de personas, convocadas en representación de los 48 millones de kenianos, decidirán quién será el presidente del país entre Kenyatta, de 55 años;, y Odinga, de 72, aunque para las democracias de la región el proceso quedará como un desafío sobre legalidad electoral.

‘En el contexto africano, es muy raro ver un fallo judicial en contra de alguien en el poder, incluso cuando los procesos son más o menos libres y justos. La maquinaria del Estado tiende usualmente a favorecer a quien lleva las riendas y fallar en contra de la oposición’, afirmó Yarik Turianskyi, experto del Instituto Sudafricano para Asuntos Internacionales.