Juicio en Angola por estafa tailandesa entra en su tercera jornada

0
400

El juicio por el caso estafa tailandesa entra hoy en su tercer día con el interrogatorio al empresario Raveeroj Ritchoteanan, responsable de la compañía de aquel país que intentó supuestamente defraudar Angola por 50 mil millones de dólares.

Ritchoteanan, líder de Centennial Energy Company Limited, sube al estrado por segunda vez después de prestar declaraciones el viernes pasado, en la que aseguró demostraría su inocencia.

La sesión se realizará en la sala primera de lo Penal del Tribunal Supremo, en la que son juzgados 10 encartados y se espera que intervengan 38 testigos.

Se espera que la fase de intervenciones se realice hasta el 21 de febrero, dijo el portavoz del Tribunal Supremo Lourenzo José, quien además destacó la forma transparente en que se ha desarrollado el proceso.

Ritchoteanan defendió la autenticidad del cheque de 50 mil millones de dólares, una de las principales pruebas contra los encartados, entre los que figuran cuatro angoleños, incluido el general José Arsenio Manuel y el exsecretario para la Información del Buró Político del gobernante Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) Norberto García en su condición de exdirector de la Unidad Técnica para la Inversión Privada.

Durante las audiencias, el primero de los acusados en ser escuchado aseguró que el documento escaneado presentado por el Ministerio Público no se corresponde con el verdadero.

En tal sentido, solicitó que fuera presentado el original para comprobar su autenticidad y calificó de falso el texto enviado por el Banco de Negocio Internacional (BNI) a la Procuraduría General de la República, en la que el Banco Central Filipino desconoce el cheque.

La respuesta filipina se produjo en 2017 cuando el BNI -en cumplimiento de la legislación contra el blanqueamiento de capitales y el financiamiento al terrorismo- solicitó información al país asiático.

Además, el banco central filipino dijo que no es su práctica emitir ese tipo de cheques a nombre de personas naturales o jurídicas, y que además los supuestos inversionistas no poseían cuenta en dólares en el banco.

Los acusados responden por los delitos de asociación criminal, fabricación y falsificación de títulos de crédito, falsificación de documentos, estafa por defraudación en grado frustrado, promoción y auxilio de inmigración ilegal, y tráfico de influencias.

También se encuentran encausados los tailandeses Monthita Pribwai y Theeara Buapeng, el canadiense Andre Louis Roy, el eritreo Million Isaac Haille y los angoleños Christian Albano de Lemos y Celeste Antonio.