Indetenible el flujo de cameruneses anglófonos desplazados

0
315
La marea humana de cameruneses angloparlantes deviene hoy un embrión de crisis en Nigeria, su meta en la huída de un probable brote generalizado de violencia en sus zonas de residencia.

El éxodo fue detonado después que el Gobierno central impuso medidas de excepción en las áreas de mayoría anglófona, en el sur del país, cuyos dirigentes sociales y políticos proclamaron la secesión del resto del país el pasado 1 de octubre.

Cálculos conservadores cifran en 30 mil el número de personas que han dejado sus lugares de residencia y partido con rumo a Nigeria, donde son atendidos por entidades oficiales y organizaciones no gubernamentales; la cifra no incluye a los que han optado por refugiarse en los bosques.

El gobierno camerunés prohibió las reuniones públicas, suspendió el transporte colectivo de pasajeros y cerro establecimientos después del ataque de desconocidos armados contra sendos puntos de control en los que murieron cuatro soldados y dos policías.

La crisis se suma a conflictos interétnicos y políticos que también han generado cientos de miles de refugiados cuya huída tiene colapsadas las posibilidades de acogida de varios países del oeste y el este africanos.