Grupos armados en República Centroafricana acuerdan cese de fuego

0
485
Los grupos antibalakas (milicias que defienden a la mayoría cristiana) y 3R (que afirma proteger a la comunidad Fulani) acordaron el cese de hostilidades en República Centroafricana, anunciaron aquí el Centro para el Diálogo Humanitario (HD).

El acuerdo, firmado a mediados de este mes en Bouar, en la provincia de Nana-Mambere, es el resultado de una mediación llevada a cabo en los últimos 11 meses por HD.

Se prohíbe el uso de armas, así como cualquier acto ofensivo como quemar aldeas y graneros, robar ganado, y lanzar nuevos ataques contra civiles, indica un comunicado de la organización internacional con sede en Suiza.

Este pacto también prevé la libre circulación de personas y bienes, incluidas las organizaciones humanitarias, el libre acceso a los establecimientos de salud, las escuelas y otros edificios públicos, y el compromiso con el regreso de todas las personas desplazadas.

Según HD, también implica la prohibición de cualquier ataque a la propiedad privada, y finalmente la prohibición de que cualquier persona circule en la provincia mientras está armada.

Aunque no resuelve el conflicto en la República Centroafricana, este acuerdo demuestra que los esfuerzos de mediación entre grupos armados pueden contribuir a pacificar partes del territorio, resalta HD.

Por último, el organismo suizo llama a multiplicar este tipo de pactos para crear las condiciones necesarias para el desarme de los grupos armados, el redespliegue del Estado y el proceso de reconciliación nacional.

La Misión de la ONU en África Central (Minusca) participó también en los esfuerzos de mediación para llevar las negociaciones a una conclusión exitosa y, en una declaración por separado, saludó la firma como ‘un punto culminante de la reconciliación’ en República Centroafricana.

El país africano está sumido en un conflicto mortal desde 2013 y la zona de Bouar, en la frontera con Camerún, ha sido escenario desde el 2015 de enfrentamientos recurrentes entre los grupos 3R y antibalaka.

Las fuerzas del Estado tienen control sobre solo una pequeña parte del territorio nacional, mientras las milicias armadas se enfrentan en las provincias por el control de los diamantes, el oro y el ganado.