Gobierno de Kenya prohíbe manifestaciones en principales ciudades

0
88
El gobierno de Kenya prohibió organizar protestas en esta capital y en otras dos importantes ciudades del país, Mombasa y Kisumo, todas estremecidas por manifestaciones opositoras ante las elecciones del próximo 26 de octubre.

La decisión oficial fue ‘a causa de la amenaza clara, presente e inminente de perturbación del orden público’ en esas tres urbes, donde proliferaron en las últimas semanas manifestaciones, marchas y otros actos contra el ejecutivo, declaró el ministro keniano de Interior, Fred Matiangi.

Los actos de desobediencia organizados por el partido Súper Alianza Nacional (NASA) protestaron contra la Comisión Electoral Independiente y de Fronteras (CEIF), encargada de organizar los próximos escrutinios y cuestionada por miembros de esa organización de complicidad con el candidato-presidente Uhuru Kenyatta.

La NASA y su líder, Raila Odinga, impugnaron los resultados de los comicios celebrados en primera fecha el pasado 8 de agosto ante el Tribunal Supremo, que declaró ilegal esa consulta y ordenó a la CEIF programar una nueva fecha, finalmente fijada para el 26 de octubre.

Los seguidores de Odinga salieron sobre todo a las calles de Kisumu, próxima al lago Victoria, en manifestaciones que fueron reprimidas con violencia por la policía con fuego real y gases lacrimógenos.

Según el Ministro del Interior, esos actos violentos comprendieron ataques contra agentes y comisarías de policía, contra civiles inocentes y el saqueo y la destrucción de propiedades.

Ls situación se complicó por el anuncio de Odinga de retirarse de la consulta; la decisión oficial para que participe otro contendiente, Ekuru Aukot; y la aprobación legislativa sobre una enmienda a la ley electoral que, en ausencia de Odinga, daría de forma automática el triunfo a Kenyatta.

Odinga alegó que la CEIF se abstuvo de hacer cambios ante la decisión de la Corte, por primera vez en la historia del país, basada en ‘irregularidades e ilegalidades’ denunciadas por los opositores, como la supuesta alteración del conteo de votos mediante una manipulación de los servidores mediante hackers.

Un tribunal local designó a Aukot, tercero en la votación de agosto con apenas un 1 por ciento de votos, después de Kenyatta (54,27 por ciento) y Odinga (44,74) para su participación como tercer contrincante en la cita del 26 de octubre.

Los tres anuncios sobre cambios del escenario electoral retornaron al país a viejos temores sobre el incremento de los choques postelectorales, que causaron ahora decenas de muertos y heridos, y recordaron los de 2007, cuando tras las elecciones perecieron unas mil 200 personas.