General angoleño destaca sacrificios de internacionalista cubano

0
73

El general retirado angoleño Luis Paceira destacó los sacrificios del comandante internacionalista cubano Raúl Díaz Argüelles, fallecido hace 43 años cuando su blindado accionó una mina antitanque.

Recordó que lo conoció en septiembre de 1975 en Cuanza Sur cuando buscaba playas adecuadas para el desembarco de armas, después fue a Benguela con similares propósitos.

Paceira, quien fue el orador principal en un coloquio sobre la vida de Díaz Argüelles realizado en el Instituto Superior Técnico Militar (ISTM), señaló que el homenajeado tenía una preocupación especial por sus hombres.

Iba hasta donde estaba el último soldado en las trincheras para escucharlo y animarlo, remarcó.

Díaz Argüelles fue un ejemplo del significado de la colaboración entre los dos países, de estar juntos para siempre, expresó la embajadora de la isla aquí, Esther Armenteros.

Para el agregado militar, naval y aéreo de Cuba en Angola, coronel Juan Francisco Roque, recordar al comandante internacionalista es honrar a los más de dos mil combatientes cubanos caídos en el cumplimiento del deber en tierras africanas.

En tanto, el general retirado Rafael Moracén -uno de los primeros seis asesores cubanos enviados a Angola antes de la independencia- expresó que Díaz Argüelles fue ejemplo y es ejemplo para las nuevas generaciones.

El compañero que les habló -refiriéndose a Paceira- combatió junto a Díaz Argüelles, bebió de sus enseñanzas, las aplicó y fue un destacado jefe militar durante la fase de la guerra civil con posterioridad a las elecciones de 1992, explicó Moracén.

El teniente general Miguel Junior, director del ISTM, calificó la jornada como día trascendental para Angola y Cuba.

‘Lo que Cuba hizo por nosotros debemos estar preparados para hacerlo por otros’, expresó Junior a los cadetes también presentes en el auditorio en alusión a la ayuda internacionalista.

Antes, los colaboradores cubanos en Angola juraron lealtad eterna a la memoria de Díaz Argüelles y al resto de los internacionalistas de la isla que cayeron aquí en cumplimiento de misiones civiles y militares.

Una representación de cooperantes y miembros de la misión diplomática de La Habana en Luanda acudió al Cementerio das Cruces, en el centro de la ciudad, para colocar una corona de flores y guardar un minuto de silencio ante la tumba que guardó inicialmente los restos del comandante.

El jefe militar murió el 11 de diciembre de 1975, un mes después de la independencia de Angola, tras la explosión de una mina antitanque cuando se trasladaba en un transportador blindado cerca de la comuna de Hengo,

en el municipio de Evo de la central provincia de Cuanza Sur.

La batalla de Ebo resultó decisiva y la victoria se debió, sobre todo, a Díaz Argüelles, el cual pasó a ser una leyenda en la historia moderna de Angola, expresó el entonces ministro de Defensa angoleño Iko Carreira.

El uniformado fue el primer jefe de la misión militar cubana en Angola y recibió la encomienda del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, de crear centros de preparación militar para las entonces Fuerzas Armadas para la Liberación de Angola (Fapla).

Por Roberto Hernández Solano