Francia lanzará nueva operación militar en África llamada Barkhane

0
412

soldat françaisFrancia anunció el fin de su llamada operación Serval en Mali y el reemplazo por la Barkhane en el conjunto de la región del Sahel, donde participarán tres mil efectivos galos.

Según declaró este domingo el ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, la nueva acción se ejecutará en los próximos días con el apoyo de cinco países de la zona y el empleo de drones, helicópteros y aviones de caza.

Le Drian aseguró que Francia va a mantener una presencia permanente en la región.

«El presidente de la República (François Hollande) ha deseado una reorganización de nuestras fuerzas en la zona del Sahel con la operación Barkhane, cuyo objetivo es esencialmente la lucha contra el terrorismo», dijo el funcionario a la cadena televisiva iTéle.

Le Drian dio por terminada la Operación Serval, iniciada en 2013 en Mali con el alegado propósito de impedir el avance de grupos extremistas hacia la capital de esa nación, aunque un grupo de soldados galos se mantendrá allí.

En su punto culminante Francia llegó a desplegar en su antigua colonia más de cuatro mil efectivos, además de aviones de combate y otros medios bélicos.

Francia también lanzó una intervención militar en otra de sus excolonias, la República Centroafricana, donde mantiene cerca de dos mil soldados involucrados en la denominada Operación Sangaris.

Con respecto a la Barkhane, el objetivo es todo el Sahel, aunque el grueso de las tropas estará concentrado en Chad y Mali, con mil 250 y mil efectivos, respectivamente.

Igualmente serán activadas las bases militares galas en Mauritania, Burkina Faso, Níger y Chad.

El Sahel se extiende a través del norte del continente africano entre el océano Atlántico y el mar Rojo, abarca varios países y su área es de más de tres millones de kilómetros cuadrados.

Francia tiene fuertes intereses en esa región rica en recursos naturales, sobre todo el uranio y el petróleo.

La compañía gala Areva explota desde hace décadas yacimientos de uranio para las centrales nucleares de este país, donde 75 por ciento de la generación de energía eléctrica depende de las plantas atómicas.