Fracasado el intento de resolver las diferencias entre las facciones libias

0
246

Naciones Unidas no ha podido resolver las diferencias entre las diferentes facciones libias tras las conversaciones de Túnez, que han tenido lugar durante un mes, con el objetivo de estabilizar el país y allanar el camino para las elecciones.

Hace un mes, el jefe de la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL), Ghassan Salamé, anunció un “plan de acción” de un año para una transición hacia unas elecciones presidenciales y parlamentarias, que derivó en una serie de reuniones en Túnez entre las diferentes facciones de Libia y Trípoli.

Sin embargo, las conversaciones no se han saldado con una solución clara. “Hay un área de consenso, pero algunas partes necesitan debatir con los líderes políticos dentro de Libia”, ha declarado Salamé. El plan de la ONU es entablar espacios de diálogo entre las partes que desemboquen en unas elecciones.

En 2011, el levantamiento respaldado por la OTAN que acabó con la caída del régimen de Muamar Gadafi abrió un período de inestabilidad con facciones políticas y militares que compiten por el poder de Libia, un miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) sumido en una grave crisis económica.

Los Estados occidentales han tratado de trabajar del lado del Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN) en Trípoli, sin embargo, las disensiones internas y el clima de inestabilidad han hecho imposible a día de hoy que el Gobierno de Trípoli se haga con el control o acabe con los grupos armados.

El mariscal de campo Jalifa Haftar, que encabeza el Ejército leal al Gobierno asentado en el este de Libia, es otra de las partes que han participado en las reuniones de Túnez. El pasado domingo aseguró que sus fuerzas controlan la práctica totalidad del país y el lunes su delegación se retiraba de las conversaciones por la falta de avances.