Finaliza cita del partido gobernante Zimbabwe con anuncio de reformas

0
313

La Asamblea Nacional del gobernante Zanu-PF concluyó con el compromiso de su líder, el presidente Emmerson Mnangagwa, de adoptar reformas que afiancen el estado de derecho y constitucionalismo tanto en el partido como en Zimbabwe.

Al clausurar la víspera este encuentro que sesionó en la localidad de Esigodini, provincia de Matabeleland Sur, con la asistencia de cerca de seis mil delegados de todo el país, el líder del Unión Nacional Africana de Zimbabwe-Frente Patriótico (Zanu-PF) prometió revivir la decaída economía nacional.

El mandatario, quien ganó las elecciones generales de julio pasado, fue avalado por la Conferencia para representar al Zanu-PF en los próximos comicios, fijados para 2023.

‘Deberíamos afianzar aún más el estado de derecho y el constitucionalismo en el partido y en el país’, dijo Mnangagwa a los delegados al encuentro en esa localidad ubicada a unos 400 kilómetros de esta capital.

Analistas en Harare consideraron que el Presidente y máximo dirigente de la organización gobernante quiere tomar medidas que cambien la percepción del Zanu-PF, vinculado a actos de corrupción y medidas arbitrarias adoptadas durante los últimos años del expresidente Robert Mugabe, quien renunció al cargo en noviembre del pasado año.

Entre las características de la cita en Esigodini estuvo que por primera vez en la historia del Zanu-PF una Asamblea Nacional fue presidida por una mujer, la coordinadora nacional del partido, Oppah Muchinguri Kashiri.

Al inaugurar esta XVII Conferencia Nacional, Muchinguri-Kashiri expresó el honor por presidir un encuentro de esta magnitud, mientras el líder del partido en Matabeleland Sur, Rabelani Choeni, dio la bienvenida a los delegados reunidos en la escuela secundaria Umzingwane, remodelada para la ocasión.

Esta fue la primera conferencia del Zanu-Pf desde la salida del poder se Mugabe.

La cita fue antecedida por reuniones en esta capital del Buró Político del Zanu-PF y posteriormente de su Comité Central, y fue inaugurada oficialmente el viernes por el Presidente Mnangagwa.

Fuentes citadas por la prensa dieron a conocer que al hablar ante el Comité Central del Partido, Mnangagwa denunció que fue informado de que algunos ministros que no identificó estaban demandando sobornos de posibles inversionistas, a quienes incluso llegaron a decir que una parte de ese dinero iría para el propio mandatario.

Los pronunciamientos del líder sobre esa alegada corrupción ocurren cuando la comisión encargada de enfrentar esos delitos dio a conocer que aumentó en 26 por ciento las investigaciones sobre casos de ese tipo, la mayoría de miembros de la élite gobernante.

Mnangagwa ha insistido desde que asumió la dirección del país en la necesidad de acabar con la corrupción y castigar severamente a quienes comentan ese delito