Fikile Mbalula anuncia refuerzo de policías en Marikana

0
555
El ministro de Policía de Sudáfrica Fikile Mbalula, anunció cambios en la estructura de ese cuerpo del orden en el área de Marikana, en la provincia de Cabo Occidental, donde en los últimos 10 días fueron asesinadas 18 personas.

Marikana pertenece al distrito de Philippi, que es uno de los mayores asentamientos de Cabo Occidental, una zona que comenzó a poblarse a partir de 1970 y en los años 1980 se convirtió en lugar de refugio para quienes enfrentaban el régimen del apartheid,

En conferencia de prensa, el Ministro anunció cambios en la estación de policía que atiende el área de Marikana, luego que la población de ese lugar dejó bien claro que no confía en los agentes que estaban localizados allí.

Mbalula dijo que un nuevo jefe, el coronel Bongani Mtakati, estará al frente de esa dependencia, a la que se incorporarán al menos 40 policías más, al tiempo que se mejorarán los servicios para facilitar el trabajo de los agentes.

Explicó que el coronel Vuyisile Payi, quien había estado al frente de la estación de Philippi desde enero, no es sospechoso de una mala actuación, pero la desconfianza de la población requirió adoptar cambios drásticos.

Agregó, sin embargo, que es un hecho que ‘la policía también enfrenta colegas corruptos dentro de sus filas’.

En su encuentro con la prensa, el funcionario también exhortó a la alcaldía de Ciudad del Cabo a asegurar que las patrullas comunitarias reciban el equipamiento necesario para desempeñar su papel, entre ellos linternas adecuadas para deambular por los oscuros callejones, que carecen de alumbrado público.

El viernes último 11 personas fueron asesinadas en ese barrio marginal y un día después centenares de sus habitantes acudieron a la estación de policía para reclamar su apoyo y la respuesta fue que muchos agentes se negaban a acudir a esa zona porque temían por sus vidas. En las últimas tres semanas el saldo de asesinados asciende a 23.

El gobierno sudafricano condenó el lunes la violencia en Marikana y expresó indignación por los tiroteos masivos ocurridos allí, al tiempo que llamó a la calma en la comunidad y aseguró que la policía no descansará hasta que todos los causantes sean llevados ante la justicia.

De acuerdo con fuentes de prensa, las tierras donde está ese asentamiento informal, ubicado en las cercanías de las pistas de aterrizaje y despegue del aeropuerto de Ciudad del Cabo, pertenecen a un inmigrante alemán y a varias compañías privadas, que no tienen la intención de desalojar a los más de 60 mil residentes radicados en la zona.