Etiopía no favorece que situación venezolana se discuta en ONU

0
106
El embajador de Etiopía y presidente del Consejo de Seguridad de la ONU en septiembre, Tekeda Alemu, señaló que discutir la situación venezolana en ese órgano no parece ser una solución apropiada.

No estamos convencidos de que contribuiremos a la paz y la estabilidad y a una salida de la crisis tratando el tema en el Consejo, declaró aquí a la prensa en su capacidad nacional durante la presentación del programa de trabajo del órgano de 15 miembros este mes.

De acuerdo con el diplomático, no espera que en septiembre se produzca algún tipo de análisis al respecto.

Sin embargo, Alemu admitió que ha sido mencionado el tema de Venezuela en el Consejo de Seguridad, ente que según el mandato de la carta de la ONU, tiene la responsabilidad de abordar las amenazas a la paz internacional.

Aunque varios países han rechazado que los problemas internos del país sudamericano representen un peligro para la paz y la seguridad globales, Estados Unidos ha insistido en su postura agresiva contra Caracas, que llevaron incluso al presidente Donald Trump a dejar abierta la opción militar.

En mayo, Washington propició un encuentro en el Consejo de Seguridad bajo el acápite ‘otros asuntos’ para debatir el escenario venezolano, pero no tuvo el apoyo pretendido.

El pasado mes, el presidente rotatorio del Consejo, el embajador egipcio, Amr Abdellatif Aboulatta, dejó claro que no debía tratarse el tema en la agenda del Consejo, al no constituir una amenaza internacional.

Venezuela vive tiempos de calma después de cuatro meses de violencia opositora en las calles del país, donde se reportaron más de 120 muertos, una situación que el Gobierno atribuye al empeño de la derecha local y de sus promotores en el exterior en derrocar a la Revolución bolivariana.

El representante permanente de Caracas ante la ONU, Rafael Ramírez, denunció en una reciente entrevista con Prensa Latina una cruzada contra su país, liderada por la Casa Blanca.

Ramírez calificó de muy peligroso que Estados Unidos, la mayor potencia militar del planeta, insista en su hostilidad, la cual aseguró no es más que parte del viejo objetivo del imperialismo de apoderarse del petróleo de Venezuela, que tiene las mayores reservas probadas del mundo.