Estados Unidos insta a su personal a abandonar capital de Somalia

0
511
Estados Unidos advirtió a sus empleados sobre el peligro de un ataque en esta capital y los instó a abandonarla, tras el anuncio de Washington sobre un nuevo uso de drones contra islamistas, informó un medio regional.

‘Debido a información específica sobre amenazas contra el personal estadounidense en el aeropuerto internacional de Mogadiscio, la Misión de Estados Unidos ordenó a sus empleados ciudadanos no esenciales que salgan de Mogadiscio hasta nuevo aviso’, expresa una declaración citada por africanews.

El llamado de la representación de Washington siguió a la confirmación de que sus fuerzas destacadas aquí realizaron sus primeros ataques mediante drones, antes realizados desde otros países, contra integristas del Estado Islámico en este país del Cuerno de África.

La situación en Somalia es extremadamente inestable y el nivel de amenaza contra los ciudadanos estadounidenses continúa crítico, subraya el comunicado de la misión del país norteamericano.

El Comando Africano del ejército estadounidense ratificó desde Washington los ataques con misiles de las naves por control remoto en el noreste de Somalia, que causaron la muerte de ‘varios terroristas’.

Según esa fuente, la primera operación, dirigida contra el grupo islamista Al Shabab, fue alrededor de la medianoche del jueves y la segunda el viernes por la mañana.

Las fuerzas estadounidenses realizaron varias operaciones contra esa organización en los últimos meses, pero los ataques con drones despegados desde pistas locales fueron los primeros, acorde con un portavoz de Washington.

Al Shabab, frase que en árabe significa ‘los jóvenes’, surgió en 2006 como ala radical del desaparecido Consejo de Tribunales Islámicos, se vinculó en 2012 a Al Qaeda y lucha por imponer un califato basado en la ley islámica o Sharía.

Esa organización controla territorios del centro y sur del país, desde donde ataca instalaciones civiles y gubernamentales.

La Misión de la Unión Africana en el país apoya al gobierno contra esas milicias, mediante una fuerza de unos 22 mil soldados procedentes de diez Estados, entre ellos, Uganda, Burundi, Sierra Leona, Djibouti, Nigeria, Camerún, Mali, Senegal y Zambia, mientras Kenya y Etiopía mantienen fuerzas independientes.

Somalia atraviesa por un caos militar, político, gubernamental y social desde el derrocamiento en 1991 del presidente Mohamed Siad Barre.