El Tribunal Supremo de Kenia critica a la Comisión Electoral por sus fallos en los comicios

0
363

El Tribunal Supremo de Kenia ha criticado este miércoles a la Comisión Electoral del país por no verificar los resultados de las elecciones presidenciales celebradas el mes pasado, en el marco de su veredicto final sobre el proceso, en el que ha asegurado que se produjeron irregularidades en el recuento de los votos.

El tribunal ha emitido este miércoles una orden detallada de los motivos por los que anuló las elecciones del pasado 8 de agosto y ordenó la celebración de nuevos comicios en un plazo de 60 días. La decisión de la corte, anunciada el pasado 1 de septiembre, es única en su especie dentro del continente africano.

La Comisión Electoral de Kenia aseguró tras los comicios de agosto que el presidente keniano, Uhuru Kenyatta, había vuelto a ganar por 1,5 millones de votos. No obstante, el líder opositor, Ralia Odinga, rechazó su derrota y acusó a las autoridades electoral de cometer fraude y falsificar los resultados.

En la presentación del veredicto en detalle , la juez Philomena Mwilu ha criticado abiertamente a la Comisión Electoral por «negarse a cumplir con la orden de este tribunal de proporcionar acceso a sus archivos digitales». De acuerdo con Mwilu, dicha actuación implica que las acusaciones de la oposición sobre la manipulación electoral podrían ser ciertas.

«La Comisión debe rendir cuentas por no actuar como se le ordenó», ha asegurado Mwilu. La juez también ha señalado que el órgano no tenía todos los formularios de votación consigo cuando anunciaron los resultados oficiales. «La Comisión no puede por tanto alegar que verificó los resultados», ha emplazado.

Kenia es la principal economía de la región y supone un ejemplo en materia de comercio y seguridad para el este de África, por lo que el veredicto del tribunal, así como la celebración de las nuevas elecciones –programadas para el 17 de octubre– están siendo observadas muy de cerca.

Este lunes, la compañía francesa de telecomunicaciones que se encarga del sistema electrónico de voto anunció que sería imposible estar preparados para esa fecha. Kenia utiliza dos sistemas paralelos de votación: por un lado, un recuento electrónico muy vulnerable de cara a la manipulación pero muy rápido y por el otro, un sistema de papel físico que resulta demasiado lento. Los resultados oficiales se dieron sin haber tenido los resultados del segundo sistema, por lo que no se verificaron.