El Gobierno sursudanés rechaza las propuestas de mediadores africanos

0
140

James Wani IggaEl vicepresidente sursudanés, James Wani Igga, expresó el rechazo de su Gobierno a las propuestas de los mediadores africanos para solucionar el conflicto en el país, entre ellas la formación de un Ejecutivo de transición.

Durante un acto de respaldo al presidente, Salva Kiir, Igga subrayó que si los mediadores de la africana Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD) quieren solucionar la crisis, “tienen que presentar alternativas lógicas”.

El responsable sursudanés criticó en este sentido la iniciativa de la IGAD de crear un Gobierno nacional, presidido por una personalidad independiente, y sin la presencia de Kiir o del exvicepresidente y líder rebelde, Riak Machar.

Igga también criticó otra propuesta para situar a Sudán del Sur bajo la tutela de Naciones Unidas hasta que se encuentre una solución.

“Si quieren colonizarnos mediante la ONU yo estoy dispuesto a tomar las armas pese a mi avanzada edad”, amenazó el vicepresidente.

En la marcha a favor de Kiir, Igaa instó a los jóvenes a unirse y a explicar a la opinión pública la “verdad” de lo que ocurre en el país.

Otros participantes en el acto -responsables locales y representantes de movimientos juveniles- también expresaron su respaldo a la legitimidad de Kiir.

Las negociaciones celebradas entre el Gobierno y los rebeldes en Adis Abeba fueron suspendidas y los mediadores se encuentran a la espera de una respuesta de Kiir a la propuesta de un gobierno de transición.

La IGAD, grupo interestatal del este de África, decidió recientemente enviar tropas a Sudán del Sur para proteger las instalaciones petrolíferas y al equipo de observadores que supervisan el cese de hostilidades en el país.

El supuesto intento de golpe de Estado de Machar de diciembre pasado ha colocado al borde de la guerra civil al joven país, que se independizó en julio de 2011 de su vecino Sudán.

El Gobierno y los insurgentes alcanzaron un alto el fuego el pasado 23 de enero en Adis Abeba, pero ambas partes se acusan mutuamente de violar la tregua y continúan los enfrentamientos esporádicos, que ya han causado miles de muertos.