El Ejército de Nigeria asegura que no se inmiscuirá en política

0
91

Nigeria ejercitoEl Ejército de Nigeria ha prometido este miércoles que no se inmiscuirá en la política de partidos, ante el aumento de los temores respecto a su papel en el aplazamiento seis semanas de las elecciones presidenciales previstas para este sábado.

El portavoz de Defensa, general Chris Olukolade, ha reconocido “la palpable tensión que se está generando (…) respecto al papel del Ejército nigeriano en las actividades políticas en curso y los últimos acontecimientos, especialmente en relación a la campaña electoral”.

“Es importante tranquilizar a los nigerianos de que los militares seguirán siendo profesionales, apolíticos y no partidistas en todas las operaciones (…) relacionadas” con las elecciones, ha indicado en un comunicado.

El Ejército ha sido acusado de interferencias cuando el presidente de la Comisión Electoral, Attahiru Jega, reveló que la oficina del asesor de Seguridad Nacional le había escrito una carta afirmando que a menos que aplazara las elecciones del 14 de febrero no podría garantizar su seguridad. Además, pidió un aplazamiento de seis semanas para permitirles a contener la insurgencia de Boko Haram.

También ha habido informaciones en la prensa local de que el Ejército habría conspirado con el gobernante Partido Democrático del Pueblo (PDP) para intentar influir en las elecciones en el estado de Ekiti en mayo, una acusación que los militares no han comentado directamente.

La decisión de aplazar las elecciones por recomendación de las fuerzas de seguridad ha recordado a algunos la anulación de los comicios democráticos de 1993 por el gobierno militar.

El PDP del presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, había defendido el aplazamiento, mientras que su principal rival Muhamadu Buhari, del opositor Congreso de Todos los Progresistas (APC) había pedido que el voto siguiera adelante, argumentando que la insurgencia de Boko Haram, que dura ya seis años, difícilmente podría resolverse en seis semanas.

Pero también el PDB había argumentado que la comisión no estaba preparada porque millones de votantes no habían recogido sus tarjetas de identificación.