El drama de millones de migrantes de los que nadie habla

0
75

La organización Médicos sin Fronteras ha documentado en imágenes el drama que viven a diario millones de migrantes, muchos que huyen de conflictos de los que no se habla en la prensa hegemónica. Sputnik dialogó con los responsables de una muestra fotográfica itinerante que han conocido de primera mano esas realidades.

La exposición ‘Éxodos: historias de refugiados, migrantes y desplazados’ es una muestra itinerante de fotografías de Sudán del Sur, el Mediterráneo y Centroamérica, tres lugares bien distintos del mundo, pero con algo en común: los movimientos migratorios para escapar de conflictos constituyen una cruda realidad que involucra a millones de personas.

Algunas de estas situaciones, como la de los que se atreven a cruzar el mar Mediterráneo para alcanzar costas europeas, son más conocidas en los medios masivos de comunicación. Pero otras, como la actual coyuntura de Sudán del Sur, son una incógnita para buena parte del mundo, según explicó a Sputnik la fotoreportera Anna Surinyach, autora de las imágenes que componen ‘Éxodos’.

En ese país, que se independizó en 2011, la situación es dramática. La vecina nación de Uganda acoge a 1,5 millones de refugiados. Surinyach relató en particular la arremetida contra la ciudad de Malakal, originalmente la segunda más poblada del territorio. Cuando el conflicto se recrudeció en esa localidad “la arrasaron” y las 150.000 personas que allí vivían debieron huir a campos de refugiados en condiciones “inhumanas”.

La realidad del Mediterráneo es quizás más conocida por la atención mediática que ha atraído, por la cantidad de personas que intenta llegar desde las costas africanas hacia Europa. Sin embargo, para David Cantero Pérez, director de la Oficina de Médicos Sin Fronteras para América del Sur, “es una crisis, no por el gran número que está intentando llegar sino por el gran número de personas que están muriendo inútilmente, porque es fácilmente evitable”.

Estos migrantes cargan en tierras europeas con el estigma que les imponen los locales, que “no entienden de dónde salen, por qué huyen y qué está pasando en sus países”, según Surinyach. Muchos europeos repiten que llegan para “robar el trabajo”.

Por otra parte, agregó que si bien los números de ahogados en el Mediterráneo este año parecen estar bajando según las autoridades, no queda tan en claro cuál es la situación de los migrantes que permanecen “atrapados” en Libia.

Además de los migrantes de Sudán del Sur y del Mediterráneo, ‘Éxodos’ documenta el doloroso periplo de los migrantes centroamericanos que buscan llegar a EEUU. Según Cantero Pérez, “muchas veces son tratados como migrantes económicos”.

“Algunos de ellos lo son pero lo que hemos podido ver y analizar de nuestros datos es que la gran mayoría de ellos vienen huyendo de la violencia que ejercen las maras, las pandillas, en sus países de origen”, indicó.

La extorsión, la tortura y el reclutamiento forzado de muchos jóvenes son algunos de los males de los que escapan, pero luego se enfrentan a un tratamiento que no comprende el contexto del que parten.

Precisamente la muestra partió de los matices que existen cuando se habla de refugiados. A partir de un documental, surgió la idea de una muestra fotográfica para “explorar un poco las diferencias sobre papel que hay entre un refugiado, un desplazado interno y un migrante”.