Critican salida de ministro comunista del gabinete sudafricano

0
398
Los cambios en el gabinete del presidente Jacob Zuma y en especial la salida como ministro de Educación Superior de Blade Nzimande, secretario general del Partido Comunista de Sudáfrica (PCS), recibieron críticas de diversos sectores.

Una declaración del PCS calificó de maniobra la separación de Nzimande de su cargo y consideró que ese movimiento pone en peligro la alianza tripartita de gobierno que encabeza el Congreso Nacional Africano (ANC) e integran el Partido Comunista y la sindical Cosatu.

A juicio de los comunistas, la reorganización ministerial debe estar encaminada a fortalecer la capacidad del Estado, pero ‘en este caso esta no es la intención, en especial con la retención en el gabinete de inútiles e individuos comprometidos’.

El Partido Comunista ha sido un severo crítico de la gestión de Zuma y pidió en reiteradas ocasiones su renuncia.

Durante su XIX Congreso en julio, la organización amenazó con salir de la alianza de gobierno, aunque finalmente anunció que adoptará su decisión final luego de la conferencia nacional del ANC en diciembre.

En ese encuentro de la organización de gobierno se elegirá la nueva dirigencia del ANC y el sustituto del presidente Zuma.

‘La eliminación del Nzimande del gabinete sin consultar con la Alianza es una respuesta al llamado popular liderado por el PCS y Cosatu para la renuncia del presidente’, agrega el pronunciamiento.

Refiere que ese reclamo está basado en numerosos problemas de corrupción, la declinación del gobierno y la participación de empresas privadas en decisiones del Estado.

Por su parte, el secretario general del ANC, Gwede Mantashe, lamentó la salida de Nzimande, quien -dijo- hizo un buen trabajo al frente de Educación Superior y expresó sus esperanzas que el veterano dirigente comunista permanezca en el parlamento ‘porque necesitamos sus conocimientos, su energía’.

El secretario general explicó que entre las prerrogativas del presidente está la de hacer cambios en los ministerios y que la máxima dirigencia del ANC -que integran seis personas incluido Zuma- fue informada por el mandatario sobre los cambios, pero no consultada con anterioridad.

Comentó asimismo que este movimiento tendrá un impacto negativo en las relaciones del ANC con sus aliados, el Partido Comunista y el Congreso de los Sindicatos de Sudáfrica (Cosatu).

Los ajustes del gabinete sudafricano también recibieron críticas de la Liga Juvenil Comunista, el Consejo para el Avance de la Constitución de Sudáfrica y partidos opositores.

Este es el segundo ajuste ministerial realizado por Zuma este año y el único ministro removido fue Mantashe, pues los otros cambiaron de una a otra posición.