Consenso en foro de diálogo para salida a crisis política en Argelia

0
170

La concordancia en que superar lo más pronto posible la crisis política que atraviesa el país, extendida ya por varios meses, prevaleció en el llamado Foro para un diálogo nacional que sesionó en Argelia.

Pese a los distintos ángulos y visiones del más de medio millar de participantes, entre partidos políticos oficiales y de la oposición, sociedad civil, sindicatos y universitarios, el encuentro sirvió para exponer los argumentos del necesario cambio en la nación magrebih hacia el camino de la reconciliación nacional.

Según el periódico El Moudjahid, la cita del último sábado puede calificarse ‘de exitosa iniciativa’ ante el llamado colectivo de superar cuanto antes la crisis que desde el 22 de febrero sacude al país del norte de África, la cual condujo a la dimisión, a inicios de abril, del entonces presidente Abdelaziz Bouteflika.

Dos elementos de juicio que han estado presentes en los reclamos populares de los últimos meses salieron a relucir en coincidencia, referidos a la necesidad de garantizar unas elecciones presidenciales, aún sin fecha, libres y transparentes y materializar las aspiraciones de los inconformes.

Los miles de participantes en las movilizaciones de cada martes y viernes, pese a su ligera disminución en las últimas semanas, insisten en la voluntad de modificar el sistema sociopolítico y en que dimitan sus principales autoridades.

En ese sentido, la pasada semana el presidente de la Asamblea Popular Nacional argelina, Moad Bouchareb, renunció a su cargo, demanda que también recae sobre el actual mandatario interino, Abdelkader Bensalah, y el primer ministro, Nuredin Bedoui.

Otras intervenciones de los participantes defendieron, además, la idea de establecer un diálogo ‘serio y sereno’, a la par de alertar sobre las amenazas, internas y externas, que penden sobre la nación y pueden resultar peligrosas de persistir la crisis, indicó la fuente.

Al respecto, coincidieron en que solo unas elecciones transparentes pueden conducir a ‘introducir reformas en profundidad’ que deriven en la construcción de una nueva Argelia.

Para ello, Sofiane Djilali, presidenta del partido Jil Jadid, manifestó que el país ‘necesita reformas políticas profundas y un diálogo serio entre el poder político y la sociedad’, los cuales garanticen establecer una hoja de ruta para sortear la crisis.

Pidió, ese sentido, que sean liberadas las personas arrestadas durante las marchas populares ‘o por sus declaraciones’, indicó la agencia de noticias argelina APS.

Sadek Dziri, además de reclamar el retorno a los principios de proclamación de la independencia de 1954, subrayó que la sociedad civil condena la restricción de la libertad de palabra y exige la libertad de los presos de conciencia y de los jóvenes detenidos en las protestas.

Estas opiniones, coinciden con las recogidas en una declaración del pasado 26 de junio en que partidos políticos, sociedad civil y personalidades nacionales reconocieron la determinación del pueblo de ‘imponer pacíficamente’ un cambio radical del sistema.

Los participantes en esa cita remarcaron que no es posible ninguna negociación y transición democrática si no se respeta el pluralismo; se liberan en forma inmediata las personas detenidas y los presos de conciencia; se establece la igualdad de derecho entre hombres y mujeres; así como la existencia de la separación y equilibrio entre poderes.