Concluye conferencia nacional del ANC cinco días de debates

0
385
La 54 Conferencia Nacional del ANC termina ayer cinco días de sesiones luego de pasar revista a sus principales ificultades, elegir la nueva dirigencia de la veterana organización, que presidirá Cyril Ramaphosa, e insistir en la importancia de la unidad.

Inaugurada el 16 de diciembre por el saliente líder del Congreso Nacional Africano (ANC), el jefe de Estado Jacob Zuma, el encuentro vadeó diversos escollos, como descontentos de delegados que presentaron querellas ante los tribunales para suprimir el derecho al voto a unos 400 participantes.

La reñida batalla por la presidencia de la centenaria organización antiaparthei devenida en partido político mantuvo la atención de la conferencia en sus primeros días, ya que el resultado de la votación para ese cargo y los restantes integrantes del Comité Nacional Ejecutivo (seis en total) no se supo hasta la noche del lunes.

La cercanía entre los contendientes se reflejó en la votación, que finalmente ganó Ramaphosa con ventaja 139 votos frente a Nkosozana Dlamini Zuma.

En su discurso inaugural de la cita, a la que asisten más de cinco mil delegados, Zuma pasó revista a los más importante logros en el último lustro al frente de la organización y del país.

Pero también se refirió a los numerosos desafíos que enfrenta Sudáfrica por la lenta recuperación económica y los prevalecientes problemas de pobreza, desempleo e inequidades.

El polémico tema de la corrupción ocupó amplio espacio en el discurso de Zuma al igual que las críticas a la dirigencia del ANC de parte de la poderosa central obrera COSATU y del Partio Comunista, las otras dos fuerzas integrantes de la Alianza Tripartita de Gobierno.

Para Gwede Mantashe, saliente secretario general del ANC que fue electo como nuevo Coordinador Nacional en esta conferencia, la veterana organización tiene la responsabilidad de continuar ganando la confianza de la sociedad, con el aval de sus programas para transformar las condiciones de los pobres y marginados.

El político señaló que en esta segunda fase de la Revolución Nacional Democrática los objetivos fundamentales se mantiene en resolver la pobreza, el desempleo y las desigualdades, lo cual dijo no se alcanzará a menos que el poder económico esté en manos de la mayoría.

En ese sentido agregó que algunos de los desafíos provienen de la propia organización, reflejados ‘en faccionalismo entre miembros del ANC y en reclamos fieros y a veces fatales en nuestras estructuras’ y otros del exterior, de fuerzas que se oponen al movimiento y su posiciones sobre la sociedad y el mundo.

En declaraciones a la prensa, Mantashe aseguró que pese a esas condiciones el objetivo del ANC es mantener la unidad como liderazgo colectivo.