Combates generalizados en ciudad libia causan 19 muertes

0
418

Combats à BenghaziViolentos combates que oponen a dos milicias islamistas y un grupo hasta ahora inédito han causado 19 muertes en la ciudad oriental libia de Bengasi, según cifras difundidas por medios oficiales.

Las fuerzas del autodenominado Ejército Nacional Libio, comandadas por el general retirado Khalifa Haftar, atacaron bases de los grupos armados Brigada del 17 de Febrero y Ansar El Sharia, bombardeadas antes por helicópteros de la aviación militar.

El ataque aéreo fue seguido de un asalto de hombres armados al mando de Khalifa Haftar, quien también participó en los ataques contra el Gobierno legal en 2011, al cuartel de la milicia, que disparó contra las aeronaves con cañones antiaéreos, aunque sin hacer blanco, según los primeros reportes fragmentarios.

Hasta la caída de la noche el número de heridos se estimaba en medio centenar. La sensación de caos se extendió a esta capital, donde la embajada de Argelia anunció el cierre de sus instalaciones tras recibir informaciones de «una amenaza inminente y real contra nuestro personal diplomático y nuestros edificios».

Un portavoz de Haftar manifestó que «limpiaremos a Bengasi de terroristas», pero la acción fue desautorizada por el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Abdesallam Jadallah al Salihin, quien declaró a la prensa que las Fuerzas Armadas no participan en los choques.

El militar retirado saltó a los titulares en febrero pasado cuando instó a la creación de un comité presidencial en sustitución del Congreso Nacional General (CGN), cuyo mandato terminó ese mes, lo que dio pie a versiones sobre un golpe de Estado, pero el asunto quedó silenciado.

Exhortamos al Ejército y a los revolucionarios a «oponerse a cualquier grupo armado que trate de controlar Bengasi por la fuerza de las armas», subrayó el portavoz castrense.

Las formulaciones colisionan con el bombardeo aéreo y versiones oficiosas dan cuenta de la incorporación de miembros del Ejército a las filas de Haftar, quien participó en la asonada que propició la agresión militar de la OTAN que derrocó al Gobierno liderado por Muamar Gadafi.

Hasta ese entonces Libia era el país africano con mayor índice de desarrollo humano de acuerdo con los parámetros de la ONU.

A partir de la caída y asesinato de Gadafi este país del norte de Africa ha devenido coto de caza de milicias armadas que se disputan el control de zonas, proclamaron la secesión de una parte del país, controlan el mercado negro de armas y entronizaron el caos generalizado.

De su lado, el recién designado primer ministro Ahmed Matiig dijo que impartió órdenes al Ejército para que impida la entrada en Bengasi de cualquier contingente armado irregular.

Existe inquietud en cuanto a que la ofensiva del inédito grupo del general retirado sea contra milicias islamistas y esté ligada a la controvertida aprobación de Matiig como jefe de Gobierno, lograda con la aprobación del bloque de la Hermandad Musulmana en el CGN.