Chad: Colonia de Francia

0
1632

CHADEl dominio extranjero durante décadas sobre Chad determinó que este país cuya extensión territorial es superior en más de dos veces al de la metrópoli colonial, tenga en el presente escasa presencia en el contexto internacional.

El lago que da nombre al país está a 282 metros de altitud y posee entre diez mil y veinticinco mil kilómetros cuadrados, y debe su vida esencialmente a los ríos Chari y Legone que se alimentan por las lluvias de las montañas de Camerún y República Centroafricana.

Con más de un millón de kilómetros cuadrados figura entre las mayores naciones de Africa y su territorio está rodeado por Libia, Níger, Nigeria, Camerún, República Centroafricana y Sudán del Norte.

En el país existen cerca de veinte grupos étnicos y sobresalen, entre otros, sara, bagirmi, kreich, teda, mbun, naba, toubus, que en el transcurso de siglos mantuvieron relaciones fluidas y armoniosas. Los idiomas oficiales son el francés y el árabe, aunque también se hablan más de cien dialectos.

HISTORIA Y TRADICIONES

La civilización sudanesa, llamada así por haber tenido en el Sudán su Edad de Oro, se componía de Estados a cuya cabeza se encontraban reyes a quienes se rendía honores divinos y se atribuía poderes de la misma índole.

Por Sudán se denominó la extensa zona de sabanas del sur del Sahara desde Senegal hasta la actual República de Sudán del Norte. Es también denominada Sahel, al norte del desierto la región que se llama Magrheb.

Los estados originarios comprendían uno o más grandes reinos en el centro, y otros más pequeños diseminados por la periferia. Todos ellos mostraban señales de una estructura política más o menos centralizada.

Uno de esos Estados, el reino de Kanen, fue fundado aproximadamente en el siglo IX, al norte del lago Chad. Este reino estaba muy relacionado con el Bornu, establecido en la costa sur del mismo lago, en el territorio de la actual Nigeria, manteniendo entre ambos vínculos económicos.

La introducción del Islam desde la segunda mitad del siglo XI, sirvió como factor de fusión entre los reinos de la región, fundamentalmente bajo el mandato del sultán de Oume (1085- 1097).

La expansión árabe por el norte africano llegó hasta el reino de Kanen en el siglo XIV cuando estos ocuparon la parte norte donde se establecieron, influyendo totalmente en la cultura de los habitantes de la región.

LLEGARON LOS EUROPEOS

Los primeros europeos llegaron al país en 1892, cuando una expedición que se encaminaba hacia el Congo con el fin de unir comercialmente esos territorios con la cuenca mediterránea, hizo contacto con el reino de Kanen.

Un acuerdo suscrito entre Francia y Gran Bretaña, las dos mayores potencias coloniales del continente, garantizó la presencia de los galos en la región, sobre todo en los territorios de la periferia norte del lago Chad.

La presencia europea en Chad inició una etapa de profundos sufrimientos y humillación para el pueblo. El colonialismo francés aplicó en Chad, el sistema de explotación de los recursos naturales practicado en otras colonias.

Los nativos de Chad no fueron víctimas del tipo de esclavitud que conocieron los autóctonos de los países situados en la parte más occidental de Africa de donde salieron los millones de africanos llevados por los traficantes hacia regiones de América continental y el Caribe.

Sin embargo, la naturaleza de los crímenes de Francia en Chad, en nada se diferenciaba por su crueldad a los cometidos por los esclavistas dueños de plantaciones en el denominado Nuevo Mundo.

La conquista y colonización francesa de la región y de Chad en particular, no resultó fácil debido a la resistencia que le opuso el norte islámico, que había logrado una unidad religiosa relativamente fuerte.

El sur del país, con un clima tropical húmedo, a diferencia del semi desértico del norte, con considerables recursos naturales y una fragmentación política por las creencias animistas de sus habitantes, fue seleccionado como asentamiento por los colonialistas franceses.

Las décadas siguientes no transcurrieron de forma tranquila para los ocupantes extranjeros. Constantemente surgían manifestaciones de rebeldía que eran aplastadas con suma severidad por las tropas francesas.

NUEVA ETAPA

Para la segunda década del siglo XX, las rebeliones de los nativos fueron dominadas y Francia completó la ocupación total de Chad.

La nación como la mayoría de los territorios del Africa Ecuatorial Francesa, de la que formó parte, no escapó al «esfuerzo de guerra» exigido por Francia a sus territorios coloniales durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), lo que aumentó la explotación de la colonia.

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), nuevas ideas democráticas y anticolonialistas llegaron a Africa traídas en su gran mayoría por los soldados africanos que pelearon en la contienda en los ejércitos de las potencias coloniales.

El nacionalismo africano recibió un notable impulso con la creación en 1946 del Partido de la Reunión Africana Democrática (RAD), organización nacionalista de carácter regional encabezada por Félix Houpuet Boigny de Costa de Marfil.

Francia intentó detener el movimiento nacionalista africano con pequeñas reformas. Abolió el trabajo forzado y el Código del Indigenado impuesto años antes a sus colonias, en los hechos un código esclavista.

En Chad el movimiento nacionalista tomó rigor en 1947 con la fundación del Partido Progresista Chadiano, como una sección de la RAD. Para el colonialismo en la enorme nación la suerte estaba echada.

Elementos recalcitrantes en París se empeñaban en mantener el sistema colonial cuando el siglo XX transitaba por su segunda mitad. Pero en agosto de 1960, Chad se liberó de la esclavitud colonial impuesta por Francia.