Cameruneses de habla inglesa protestan por detenciones

0
523
Miles de pobladores de pueblos cameruneses de habla inglesa salieron a las calles a protestar por recientes detenciones de coterráneos parlantes de esa lengua en varias de las regiones (provincias) en que se divide el país.

Las manifestaciones comenzaron en la localidad de Bamenda y continuaron por otras comunidades de la Región Noroeste y la Sudoeste, pese a la prohibición de movimientos de personas impuesta el jueves por autoridades de esos territorios tras un atentado con bomba que hirió a tres policías.

Según medios locales, los manifestantes actuaron de manera pacífica en actos de protesta en los que portaron pancartas con inscripciones que pedían la liberación de sus compatriotas arrestados, mientras las fuerzas de seguridad se mantuvieron estacionadas en puntos estratégicos.

Entre los principales actos de inconformidad figuró el de las ciudades surorientales de Fontem, Bafia, Kumba, Mamfe y Buea, urbe esta última donde las mujeres encabezaron la marcha seguidas de cientos de personas.

Tras el atentado del jueves, el Gobierno ordenó un toque de queda que prohibió el movimiento de personas en la Región Noroeste por un período de 24 horas.

La Policía arrestó a decenas de personas de distintas áreas del país tras masivas protestas contra la marginación de la población anglófona, y reprimió a maestros, abogados y estudiantes durante las protestas contra la imposición de la lengua francesa en sus escuelas y tribunales.

Los periodistas anglófonos, por su parte, condenaron una orden gubernamental que prohibía todas las discusiones de radio y televisión sobre la situación política en esos territorios.

Entre las medidas oficiales para resolver el asunto figura la decisión del presidente del país, Paul Biya, de decretar una llamada Comisión Nacional de Bilingüismo y multiculturalismo.

El jefe de Estado firmó también un decreto de liberación de líderes anglófonos detenidos durante varios meses por las protestas del año pasado, muchos de los cuales permanecen presos.