Burundi rechaza la investigación del TPI

0
42

El Gobierno de Burundi ha rechazado este viernes los planes del Tribunal Penal Internacional (TPI) de permitir que los fiscales investiguen los supuestos crímenes contra la Humanidad que se habrían cometido en el país africano, mientras que las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos y la oposición han celebrado el paso.

La ministra de Justicia, Aimée Laurentine Kanyana, ha dicho que Burundi no cooperará con el TPI, del que se retiró formalmente el pasado 26 de octubre. El TPI aún puede reclamar la jurisdicción de los crímenes cometidos mientras el país era estado miembro.

“El Gobierno de Burundi ha escuchado un rumor a través de los medios internacionales de que el TPI ha dado autorización para que sus fiscales comiencen una investigación sobre Burundi”, ha declarado en rueda de prensa.

“El Gobierno rechaza esa decisión y reitera su firme determinación a no cooperar con el TPI o cualquier otra manipulación fraudulenta que pretenda (…) ampliar el mandato del TPI sobre el territorio de Burundi”, ha añadido.

Este jueves, el tribunal dijo que había aprobado una solicitud para investigar los crímenes contra la Humanidad presuntamente cometidos por el Gobierno de Burundi y sus grupos aliados contra sus enemigos políticos desde abril de 2015 hasta octubre de 2017.

Burundi se vio sumido en la violencia en abril de 2015 cuando el presidente, Pierre Nkurunziza, anunció que optaría a un tercer mandato. La oposición consideró inconstitucional el paso y una violación del acuerdo de paz que puso fin a la guerra civil en 2005. Finalmente, ganó las elecciones en julio de 2015 tras el boicot de la mayoría de los partidos opositores.

Al menos 450 personas han muerto en la violencia políticamente motivada desde entonces, según los grupos de defensa de los Derechos Humanos. Según el TPI, entre los delitos que presuntamente se cometieron en el período contemplado figuran asesinato, encarcelamiento, tortura, violación, desapariciones forzosas y persecución.

Charles Nditije, líder en el exilio de la plataforma opositora burundesa CNARED, ha celebrado el anuncio del TPI. “La buena noticia es que altos cargos del Gobierno responsables de crímenes contra la Humanidad y otras atrocidades serán perseguidos”, ha declarado a Reuters.

“Es una victoria para la justicia en Burundi, es una victoria para aquellos que quieren volver a la paz y el Estado de Derecho en Burundi”, ha añadido.

Por su parte, Armel Niyongere, abogado que representa a las familias de las víctimas de la violencia, ha indicado que ayudará en la investigación.

“La decisión del TPI es una victoria importante para las víctimas de la represión del régimen de Burundi. Por nuestra parte, seguiremos trabajando más estrechamente con la oficina de la fiscal del TPI, hasta que se haga justicia”, ha señalado.