Bekele Gerba un líder opositor etíope será liberado tras dos años en prisión

0
447

Un líder de la oposición etíope, Bekele Gerba, será liberado bajo fianza casi dos años después de su detención durante una manifestación por los derechos de la tierra, según ha informado este lunes uno de los miembros de su formación, el Congreso Federalista Oromo.

Gerba, antiguo secretario general del Congreso Federalista Oromo, fue arrestado en diciembre de 2015 cuando participaba en una protesta contra la incautación de tierras por parte del Gobierno de Etiopía para cedérselas a entes privados y empresas constructoras.

El líder opositor será liberado al final de la jornada del lunes o a primera hora del martes, bajo una fianza de 30.000 birres etíopes (unos 950 euros), impuesta por el Tribunal Supremo, según ha indicado un alto cargo de la formación, Mulatu Teshome, en declaraciones a Reuters.

Desde su detención, Gerba ha negado los cargos en su contra. En un primer momento fue acusado de terrorismo y de conspiración, junto al Frente de Liberación de Oromo, un grupo secesionista que el Gobierno de Etiopía ha calificado de terrorista. La Justicia etíope redujo la condena del acusado en agosto y presentó cargos en su contra por incitación a la violencia.

La escalada de violencia se produjo en la provincia de Oromiya, que rodea a la capital etíope, Adís Abeba, y concentra la sede de un gran número de negocios extranjeros en el país, a causa de un plan de industralización impulsado por el Gobierno.

Las concentraciones que reivindicaban los derechos de la tierra pasaron a convertirse en manifestaciones contra las restricciones gubernamentales y la violación de los Derechos Humanos, en la que se enmarca el encarcelamiento de Gerba y varios de sus compañeros.

Alrededor de 700 personas murieron durante las protestas celebradas entre 2015 y 2016, según una investigación realizada por el Parlamento.

El presidente del Congreso Federalista Oromo, Merera Gudina, permanece entre rejas desde diciembre de 2016 acusado de colaborar con un grupo ilegal.

Al menos cinco manifestantes murieron la semana pasada en la localidad de Ambo por los disparos de la Policía en una protesta por la escasez de azúcar en el país. Una semana antes, los conflictos entre diferentes etnias en el país acabaron con la vida de otras once personas y provocaron el desplazamiento de miles de personas.