Arrestan a cuatro sospechosos de atentado somalí con 358 muertos

0
291
La policía de Somalia arrestó a cuatro sospechosos de participar en el atentado terrorista del 14 de octubre con saldo de 358 muertos, informó el gobierno.

Entre los detenidos figura el supuesto chofer de uno de los dos vehículos con 500 kilogramos de explosivos que estallaron en una zona céntrica, poblada y de muchos edificios, negocios y centros turísticos de esta capital, según el ministro de Seguridad, Islow Dualle.

El gobierno informó este sábado que se elevó a 358 la cifra de muertos en el ataque y adelantó la próxima implementación de una guerra abierta contra el grupo islamista Al Shabab, acusado de preparar esa acción mediante un camión y una camioneta.

Fuentes locales y estadounidenses aseguraron que Washington, con una pequeña fuerza desplegada aquí y la posibilidad de enviar más tropas, cumplirá una función de apoyo a la nueva ofensiva prevista por el gobierno del presidente Mohamed Abdullahi Mohamed contra la organización extremista.

La operación integrará a miles de efectivos y enfrentará a las milicias de Al Shahab en las regiones de Bajo Shabelle y Shabelle Medio, desde donde parten muchos de sus ataques contra el ejército y las bases militares de Amisom.

La nueva cifra de fallecidos responde a la localización de desaparecidos o a la identificación de personas calcinadas por el fuego de edificios y autos, precisaron especialistas.

El ataque del 14 de octubre, considerado el peor en la historia de Somalia y de África y uno de los más graves del planeta, fue más letal porque se produjo un sábado por la tarde en la intersección de una arteria capitalina muy concurrida del distrito de Hodan plagada de instituciones.

A nivel planetario, la acción terrorista es la segunda en número de muertos de la historia, después de la del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, con tres mil muertos, y por encima de la de Rusia en 2004 con 331.

Al Shabab, frase que en árabe significa ‘los jóvenes’, surgió en 2006 como ala radical del desaparecido Consejo de Tribunales Islámicos, se vinculó en 2012 a Al Qaeda y lucha por imponer un califato basado en la ley islámica o Sharía.

Los irregulares de esa organización controlan territorios del centro y sur de Somalia, desde donde realizan frecuentes ataques contra instalaciones civiles y gubernamentales que se extienden también a Kenya, en represalia porque el Ejército de Nairobi los combate desde 2011 en territorio somalí.

La Misión de la Unión Africana en el país apoya al gobierno contra esas milicias, mediante una fuerza de unos 22 mil soldados procedentes de diez Estados, entre ellos, Uganda, Burundi, Sierra Leona, Djibouti, Nigeria, Camerún, Mali, Senegal y Zambia, mientras Kenya y Etiopía mantienen fuerzas independientes.

Somalia atraviesa por un caos militar, político, gubernamental y social desde el derrocamiento en 1991 del presidente Mohamed Siad Barre.