ANC comienza un nuevo camino bajo liderazgo de Cyril Ramaphosa

0
271
Por Ilsa Rodriguez Santana
El Congreso Nacional Africano (ANC) comienza hoy un camino lleno de expectativas con una nueva dirigencia presidida por Cyril Ramaphosa, quien destacó su voluntad a favor de acciones concretas que los sudafricanos quieren para solucionar sus dificultades.

En un discurso esta madruga para clausurar la 54 Conferencia Nacional del ANC, el exdirigente sindical minero citó entre esas acciones concretas la transformación radical de la economía, la creación de empleos y el acceso de la mayoría negra a las riquezas del país.

Esos objetivos aparecen entre los principales acuerdos de esta magna reunión que sesionó en el centro de convenciones Nasrec de la ciudad de Johannesburgo del 16 al 20 de diciembre.

La lucha contra la corrupción, la pobreza, la desigualdad y el desnivelado reparto de los recursos naturales, reforma agraria, fueron tratados por el nuevo líder del ANC en su intervención.

También adelantó sin entrar en detalles la realización de cambios de estructuras tanto del ANC como del parlamento.

En la sesión final de esta Conferencia se anunció asimismo la lista de los restantes 80 miembros del Comité Nacional Ejecutivo.

Ese Comité está lidereado por una dirigencia que preside Ramaphosa y está integrada por David Mabuza como vicepresidente, Ace Magashule como Secretario General, Jesse Duarte como vicesecretaria general, Gwede Mantashe en la posición de Coordinador Nacional y Paul Mashatile en el cargo de Tesorero.

Conocido como ‘los seis’ ese grupo dirige al más alto nivel el veterano movimiento de liberación, con casi un millón de militantes, creado en 1912 con el objetivo de enfrentar el régimen del apartheid. El ANC se convirtió posteriormente en partido político y encabeza el gobierno sudafricano desde que en 1994 se celebraron las primeras elecciones democráticas en esta nación austral.

Ramaphosa, quien salió victorioso en las elecciones para la presidencia de la organización después de una reñida campaña electoral frente a la experimentada política Nkosozana Dlamini Zuma, dijo que pese a los vaticinios sobre el fracaso de la conferencia, el encuentro fue victorioso y el ANC salió de él fortalecido, rejuvenecido y unido.

Ustedes decidieron que querían un liderazgo unido, que yo me convirtiera en un líder de la unidad y en estos días hemos visto el ANC que conocemos y queremos, señaló luego de admitir que se confrontaron ‘problemas y verdades difíciles’ durante este encuentro nacional.

No obstante, el Presidente del ANC aseguró que los delegados demostraron que quieren ampliar su trabajo, unir a sus miembros y construir estructuras más fuertes.

‘Lo importante es lo que haremos después porque el pueblo sudafricano quiere acciones, no palabras, quiere un ANC que cumpla sus promesas’, agregó.

Otro aspecto de importancia abordado por el dirigente fue la necesidad de reconstruir la alianza de gobierno con el Congreso de los Sindicatos (Cosatu), el Partido Comunista y la Organización Nacional Civil, para que sea un vínculo fuerte, unido y cohesionado.

En los últimos tiempos esa Alianza no ha funcionado y voceros de Cosatu y los comunistas criticaban duramente la gestión del saliente Jacob Zuma.

La conferencia venció numerosos obstáculos desde su inicio debido a complicaciones en el proceso de acreditación que demoraron las votaciones para los seis cargos fundamentales y que estuvieron motivadas por reclamos ante los tribunales de representantes del ANC en las provincias de KwaZulu Natal, Estado Libre y Noroccidente, descontentos con los resultados de sus respectivas reuniones.

Entre las batallas que ahora tiene por delante el ANC, con mayoría en el parlamento, será introducir cambios en la Constitución que permitan la confiscación sin pago de tierras usurpadas a sus dueños originales, sin poner en riesgo la producción y la seguridad alimentaria del país.

La prioridad del ANC se mantiene en acabar con la pobreza, disminuir el desempleo que afecta a más del 27 por ciento de su población activa, facilitar el acceso de la mayoría negra a los recursos naturales del país y acabar con la corrupción, tanto en el sector estatal como en el privado, la connivencia y el abuso de poder.

Ramaphosa lamentó que algunos de esos fenómenos se hayan producido dentro del propio ANC.