Alertan en ONU sobre inseguridad en frontera sur de Libia

0
366

El enviado especial de la ONU para Libia, Ghassan Salame, alertó sobre la inseguridad en la frontera sur de ese país, donde hay una fuerte presencia de mercenarios extranjeros.

Durante una video-conferencia en el Consejo de Seguridad, el alto representante ofreció detalles de los continuos ataques en la zona a los sistemas de distribución de agua y las instalaciones petroleras.

Recientemente visité el área y escuché de primera mano a personas que sufrieron la brutalidad de los ataques terroristas, expresó.

Además, añadió, enfrentan muchas dificultades debido a la falta de inversiones públicas en infraestructura básica.

El sur de Libia sigue muy vulnerable y los recursos naturales como el agua y el petróleo son saqueados continuamente, aunque la ONU apoya los esfuerzos de estabilización, toca a las autoridades locales mantener el control de la frontera, recalcó.

A pesar de años de promesas, el escenario se deteriora más y la inacción genera también un alto costo económico. La población libia es objeto de abusos y violencia a manos de grupos armados, hay familias enteras desplazadas y miles viven en pésimas condiciones humanitarias, lamentó.

Si bien en los últimos tiempos se reportan algunos avances para estabilizar la situación, resulta imperativo mejorar las condiciones de seguridad en todo el país, indicó Salame.

Los ataques terroristas continúan, detalló, al igual que los enfrentamientos, mientras muchos civiles son detenidos sin cargos.

El equipo de ONU trabaja con las autoridades libias para transferir prisioneros que están en manos de grupos armados, y dejarlos bajo el control del Ministerio de Justicia.

También realizan acciones con el fin de revisar la situación de los civiles que permanecer detenidos sin cargos.

Según el enviado especial de la ONU para Libia, es de vital importancia facilitar una conferencia nacional, que reúna a mujeres y hombres para debatir sobre el futuro de su país.

La misión de apoyo de Naciones Unidas en Libia (Unsmil) trabajará duro para lograrlo y avanzar así en la resolución de las divisiones, apuntó Salame. Más adelante, agregó, urge desarrollar unas elecciones creíbles.

A fines de este mes, la Unsmil proyecta abrir una oficina en Bengazi y si las condiciones de seguridad lo permiten, próximamente establecerá otra en la ciudad sureña de Sabha.

Fronteriza con Níger, Argelia y Mali, la región meridional libia es el principal punto de conexión con el Mediterráneo para los contrabandistas de armas, combustible y personas.

Libia está sumida en la violencia y la inestabilidad desde 2011, cuando una intervención militar liderada por la OTAN ayudó a derrocar a Muamar Gadafi, quien fue asesinado.

Pese al pacto de diciembre de 2015 en Skhirat, Marruecos, bajo los auspicios de Naciones Unidas con el objetivo de establecer un gobierno de unidad nacional, el país petrolero del norte de África sigue azotado por pugnas entre facciones, divisiones políticas e inseguridad.