Al Shabab desmiente que ‘la viuda blanca’ participase en el asalto al centro comercial keniata

0
373
Samantha Lewthwaite
Samantha Lewthwaite

La milicia radical islámica Al Shabab desmintió este martes que ninguna mujer de nacionalidad británica haya participado en el asalto al centro comercial de Nairobi y achacó esta información al deseo de obtener el apoyo de Reino Unido.

El grupo niega así la participación en el ataque de Samantha Lewthwaite, conocida como ‘la viuda blanca’ y esposa de uno de los terroristas suicidas de los atentados de 2005 en Londres, como había indicado la ministra keniana de Exteriores, Amina Mohamed.

Samantha Lewthwaite es una británica convertida al Islám buscada por las autoridades kenianas y conocida por ser la esposa de uno de los terroristas de Londres. Las autoridades del Reino Unido no han querido esta información, pero la afirmación de la ministra keniana de Exteriores, Amina Mohamed, de que entre los terroristas hay una británica, ha alimentado las conjeturas sobre su participación.

Aunque sin antecedentes de terrorismo en el Reino Unido, Lewthwaite, de 29 años, es buscada por las autoridades de Kenia y, al parecer, habría viajado también a Somalia, de donde procede la milicia islámica Al Shabab responsable de la matanza de Nairobi, donde han fallecido más de sesenta personas.

Hija de un soldado británico, la joven creció en la localidad de Aylesbury, a las afueras de Londres, y es recordada por los que la conocieron como una chica tímida, ingenua e insegura. «Yo la conocí cuando era pequeña. Era seguidora y no líder», dijo Raj Khan, concejal de Aylesbury,  a la cadena británica BBC, sobre la facilidad con que al parecer se dejaba convencer.

Según Khan, la chica se hizo muy amiga de una familia musulmana que le ayudó a convertirse al Islam cuando tenía 15 años. «Ella parecía estar muy orgullosa de llevar el velo, había un sentimiento de alegría en ella», dijo el concejal, que recordó después empezó a llevar una túnica que le cubría todo el cuerpo.

Su interés por el mundo islámico no terminó con su conversión, ya que en el año 2002 se apuntó a estudios religiosos en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres. Un año después conoció a través de internet a Lindsay Germaine, el hombre que hizo explotar la bomba que llevaba en su mochila en la línea de metro de Picadilly, y pocos meses después la pareja se casó.

En principio, los dos vivían en la localidad de Huddersfield, en el norte de Inglaterra, pero en septiembre de 2003 se mudaron a Aylesbury y tres meses después nació su primer hijo.

Cuando se produjeron los atentados de Londres, la joven estaba embarazada y dio a luz a su segundo hijo poco después, pero se desconoce si los pequeños viven en el Reino Unido con su familia. Tras el 7-J, la misma Lewthwaite condenó los atentados, que calificó de «detestables», y aseguró que las visitas de Lindsay a una mezquita donde había radicales le habían «envenenado».

«Era un hombre inocente, ingenuo y sencillo», relató en su día Samantha Lewthwaite al periódico sensacionalista The Sun. Sin embargo, poco tiempo después, la joven desapareció del Reino Unido y no mantuvo prácticamente contacto con su familia hasta que fue localizada en Kenia, donde al parecer se introdujo en la milicia somalí.
Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1928472/0/ataque-nairobi/centro-comercial/viuda-blanca/#xtor=AD-15&xts=467263

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here