Al menos 1.500 muertos en tres meses de violencia relacionada con Boko Haram

0
416

Boko HaramAl menos 1.500 personas han muerto, más de la mitad de ellas civiles, en ataques obra del grupo islamista Boko Haram y las «descontroladas represalias por parte de las fuerzas de seguridad nigerianas» en los tres primeros meses de 2014, según ha denunciado este lunes Amnistía Internacional.

   «La escalada de violencia en el noreste de Nigeria en 2014 ha evolucionado hacia una situación de conflicto armado no internacional en el que todas las partes están violando el Derecho Internacional Humanitario«, ha asegurado el director de Investigación para África de AI, Netsanet Belay.

«Instamos a la comunidad internacional a garantizar una investigación rápida e independiente sobre los actos que podrían constituir crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad», ha añadido.

Según Belay, «más de 1.500 muertos en tres meses indican un alarmante deterioro de la situación». «La comunidad internacional no puede seguir mirando para otro lado ante las ejecuciones extrajudiciales, los ataques contra civiles y otros crímenes en virtud del Derecho Internacional que están siendo cometidos a escala masiva», ha reclamado, incidiendo en que «los civiles están pagando un alto precio ante el incremento de las violaciones y las represalias».

De acuerdo con el informe de Amnistía, más de la mitad de las muertes han sido obra de Boko Haram, incluidos decenas de escolares que han sido víctimas de ataques deliberados.

El punto álgido de la violencia se registró el 14 de marzo, cuando milicianos de Boko Haram atacaron los barracones militares de Giwa, en Maiduguri, en el estado de Borno.

Los insurgentes irrumpieron en las instalaciones y liberaron a varios cientos de detenidos, tras lo cual Amnistía Internacional ha recibido «pruebas creíbles» de que el Ejército recuperó el control y «más de 600 personas, muchas de ellas detenidos desarmados vueltos a capturar, fueron ejecutados extrajudicialmente en varios lugares de Maiduguri».

CLIMA DE TERROR E INSEGURIDAD

«La escala de las atrocidades cometidas por Boko Haram es ciertamente impactante y genera un clima de terror e inseguridad, pero esto no puede usarse para justificar la brutalidad de la respuesta que están llevando a cabo las fuerzas de seguridad nigerianas», ha advertido Netsanet Belay.

Dada la aparente falta de voluntad por parte de Nigeria y la incapacidad de investigar y perseguir a los autores de estos crímenes, AI ha pedido a la Comisión Africana y a Naciones Unidas que «ayude a Nigeria a investigar actos que podrían equivaler a crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad cometidos tanto por Boko Haram como por las fuerzas de seguridad en el noreste de Nigeria».

«La ejecución sumaria de estos detenidos equivale a ejecuciones extrajudiciales y son crímenes bajo el Derecho Internacional», ha advertido Belay, subrayando que se suman a «una pauta enraizada de muertes bajo custodia de detenidos en relación con la situación en el noreste».

«La comunidad internacional, y en particular la Comisión Africana sobre Derechos Humanos y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU deben, de forma urgente, garantizar una investigación exhaustiva, imparcial y transparente sobre estas denuncias de crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad en Nigeria», ha reclamado el investigador de AI.

La ONG también ha reclamado a la Unión Africana, la Comunidad Económica de Estados de Africa Occidental (CEDEAO) y el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana que aborden inmediatamente este conflicto y apoyen un fin efectivo de estos actos de violencia contra civiles. Asimismo, deben condenar los actuales crímenes de guerra y contra la Humanidad cometidos por todas las partes en el conflicto.

«Dado que Nigeria asume la presidencia del Consejo de Paz y Seguridad de la UA el mes que viene, la UA tiene que preguntarse a sí misma si sus estados miembro cumplen con sus compromisos de mantener los principios de la UA y respetar el estado de derecho y los Derechos Humanos», ha remachado Belay.