Aisha Gadafi, el dolor de cabeza de la OTAN en Libia

0
376

Tras cuatro años de silencio, en 2016, Aisha, a través de una carta desde Eritrea, donde residía en ese momento, exhortó a los libios a oponer resistencia a Occidente y se proclamó a sí misma como la heredera de Muamar y “la madre de Libia”.

Después de eso, el canal BBC divulgó nuevas imágenes del linchamiento de Muamar Gadafi, mientras que la OTAN, al conocer de la carta, convocó una reunión extraordinaria en los Países Bajos para discutir la situación en Libia, escribió en aquel entonces Mirror Spectrum.

“Ella con la naturaleza maternal propia de las mujeres es capaz de defender a sus hijos libios. Educada en la Sorbona, Aisha ya ha anunciado la creación de un Gobierno oculto en Libia y fuera de sus fronteras”, explicó Mirror Spectrum.

Antes de que se produjera el golpe de Estado en el país árabe, circulaban rumores de que precisamente ‘la Cindy Crawford de África del Norte’ encabezaría la nación después de su padre.

Siempre elegante y vestida a la moda, en 2011 Aisha cambió su imagen de modelo y se puso el velo islámico. De esta manera, buscaba acercarse a su pueblo y protestar contra la incursión de Occidente.

Después de que la capital libia de Trípoli fuera tomada por los rebeldes, Gadafi ordenó a Aisha huir del país. Puede que la muerte de su padre no sea la única razón por la que Aisha podría querer vengarse. En los bombardeos realizados por la OTAN en Libia en 2011 ella perdió también a su esposo y a uno de sus hijos.