Acusan a Argel de obstruir investigaciones de los crímenes de siete monjes franceses en 1996

0
454

moines de TibéhirineLos familiares de los siete monjes trapistas franceses asesinados en 1996 en la región argelina de Tibehirine, ubicada al sur de Argel, por el Grupo Islámico Armado (GIA) en el marco de la guerra civil en el país han acusado este jueves al Gobierno del país africano de obstruir las investigaciones.

Patrick Baudouin, abogado de las familias, ha dicho que la negativa de Argel a enviar las muestras de los restos mortales de los monjes, exhumados la semana pasada, está interrumpiendo los trabajos de investigación iniciados en 2004.

Las pruebas preliminares llevadas a cabo en Argelia supusieron «un avance extremadamente significativo» sobre la forma en la que fueron ejecutados, ya que sugerían que podrían haber sido decapitados tras su muerte, ha dicho Baudouin.

El ministro de Justicia argelino, Tayeb Louh, ha afirmado este mismo jueves que se están siguiendo los procedimientos habituales con el caso. «La justicia argelina está haciendo su trabajo».

Las autoridades argelinas han dicho que los monjes fueron secuestrados por milicianos del GIA –que posteriormente reclamó la autoría del suceso– y que fueron localizados meses después con signos de haber sido degollados, si bien esta versión ha sido puesta en duda.

Alrededor de 200.000 personas murieron en Argelia durante la década de violencia que estalló en 1991 entre islamistas armados y las fuerzas de seguridad después de que el Gobierno anulara las elecciones en la primera ronda, tras evidenciarse que el Frente Islámico de Salvación (FIS) se haría con la victoria.