Abogado encabeza nuevo parlamento libio y debe enfrentar la violencia

0
234

Akila SalehLas pugnas existentes al interior de Libia y la consecuente situación de inseguridad y violencia de ellas derivadas centrarán la atención legislativa de un abogado, desde hoy presidente del nuevo parlamento del país.

El diputado Akila Saleh, fue elegido a la cabeza del Congreso de los Diputados, tras el conteo de los boletas (emitidas en la madrugada), una vez concluida la primera reunión del recién conformado ente legislativo.

Sólo tres votos distanciaron a Saleh del presidente interino de la cita, Abu Baker Buir, con respaldo de 77 y 74 legisladores, en ese orden, de un total de 158.

Nacido siete décadas atrás, Saleh es un licenciado en derecho que representa en el parlamento los habitantes de la región oriental de al-Qobba.

En su hoja de vida consta la experiencia ganada luego de asumir varias responsabilidades durante el gobierno del presidente Muamar el Gadafi.

Muy cerca de la frontera con Egipto y bajo un amplio dispositivo de seguridad, sesionó de manera formal el encuentro en la oriental ciudad mediterránea de Tobruk, distante de la violencia que reina en el circuito capitalino.

Dos días antes en el mismo escenario tuvo lugar una reunión consultiva presidida por el vicepresidente primero del anterior parlamento, Azeldin al Awami, para definir que el nuevo parlamento deberá enfocarse en la estabilización del país.

La necesidad de mantener la unidad de la patria y dejar de lado las diferencias que obstaculizan el avance hacia la democracia fueron aspectos remarcados por Al Awami.

El Congreso de los Diputados o Cámara de Representantes, sustituyó al interino Congreso Nacional General y completa una fase intermedia de transición en el país, aún pendiente de elegir un nuevo presidente.

Aunque algunos ciudadanos centran sus esperanzas en que las acciones legislativas puedan amainar la espiral de violencia desatada hacia el interior del país, analistas se muestran reservados en sus pronósticos, debido a los recientes acontecimientos.

En aras de obtener el control del aeropuerto de Trípoli iniciaron los enfrentamientos el 13 de julio pasado entre facciones rivales de la ciudad de Misurata y los de Zintan.

Hasta la fecha esos choques dejaron más de 200 muertos, mil heridos y centenares de desplazados dentro y fuera del país, según informes del ministerio de salud.

Libia vive una ola de violencia y caos desde la agresión de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que en 2011 derrocaron el gobierno de Gadafi.