250 cascos azules para proteger la base de Naciones Unidas en Trípoli

0
489

Naciones Unidas desplegará hasta 250 ‘cascos azules’ en Libia para proteger su base en Trípoli, la capital del país, como parte de un plan para retomar sus operaciones en la zona, según ha informado este viernes el líder de la misión de la ONU para este país norteafricano, Ghassan Salame.

«Algo menos de 250 ‘cascos azules’ podrían desplegarse en las próximas semanas», ha manifestado Salame, en declaraciones al diario italiano ‘La Stampa’.

Con el apoyo de países occidentales, la ONU está intentando poner fin a la crisis que vive Libia por la existencia y rivalidad de dos gobiernos simultáneos, el impulsado por Naciones Unidas y el del este, que cuenta con el respaldo del Ejército liderado por el mariscal de Campo Jalifa Haftar.

La misión de la ONU para Libia ha tenido su base en Túnez desde 2014 pero la organización ha aumentado progresivamente su presencia en Libia y tiene previsto volver al país con un mayor despliegue de medios.

La unidad militar que protegerá la base de la ONU probablemente estará formada por unas 150 personas, ha afirmado el secretario general adjunto de Naciones Unidas para operaciones de paz, Jean Pierre Lacroix.

Desplegar a los ‘cascos azules’ en la base libia de Trípoli «significará que a principios de octubre estaremos capacitados para llevar a cabo una parte importante de nuestro trabajo en Libia», ha indicado Salame, que lidera la misión desde junio.

Los líderes de los dos bandos enfrentados en Libia, el primer ministro del Gobierno de unidad, Fayez Serraj, y el mariscal Haftar, se han comprometido a impulsar la celebración de unas elecciones democráticas para 2018 y a respetar un alto el fuego, todo ello para poner fin a la inestabilidad que sufre el país desde la caída del dictador Muamar Gadafi en 2011.

Salame ha asegurado que hay muchos asuntos que abordar para garantizar que las elecciones permitan un cambio duradero en el país, con medidas como la redacción de una nueva Constitución y la aprobación de una nueva legislación electoral.

«Tenemos que asegurarnos de que todo el mundo acepta el resultado final», ha dicho el líder de la misión en Libia, que ha subrayado que no se puede olvidar que «las próximas elecciones presidenciales serán las primeras que se celebren en el país» desde la caída de Gadafi.